viernes, junio 14, 2024

Gonzalo, Abel, Guillermo, Omar, Roque Espaillat y las abstenciones

Por Federico Pinales

Las causas de esos seis fenómenos están a simple vista. Y las pueden ver hasta los más ignorantes políticos.

Primero, el irrespeto olímpico de los caudillos a sus partidos, a los miembros de las bases y a los estatutos de, imponiéndoles candidatos no aprobados por los organismos bajos e intermedios. Y mucho menos por los votantes.

Segundo, el uso abusivo del poder político y económico de determinados sectores para imponerse como grupo y forzar las “victorias” se sus preferidos o elegidos dictatorialmente.

Tercero, las reiteradas traiciones a la población por quienes prometen una cosa en la oposición y hacen otra cuando llegan a la posición.

Cuarto, el deseo de la población de demostrarles a los eternos traficantes del hambre y de los sentimientos,
que ya está bueno de falsedades, imposiciones, manipulaciones y cuentos.

Quinto, la incredulidad y el miedo a repetir los terribles problemas del pasado, generados por políticos irresponsables, degenerados y desfasados,
que a todos nos han engañado y al país han saqueado,
bajo las sombrillas de algunos protectorados,
de aquí de otros lados.

Ahora que la población ha despertado,
al mundo le ha demostrado,
que contra blancos, rojos y morados
el pueblo se ha empantalonado.

Y a los caudillos les ha demostrado,
que sus repudiables métodos ya están desfasados,
y que por el bien de la democracia deben ser descontinuados.

Con las derrotas de Gonzalo Castillo, en las elecciones del 2020, y con la de Guillermo Moreno en estas del 2024, el pueblo demostró que no siempre el poder del Estado y del dinero son suficientes, para mantener a un pueblo subyugado, adormecido y manipulado.

Contra esa práctica es que el pueblo se viene expresando, a través de las abstenciones, y con las escogencias de figuras, que en teoría y apariencias prometen hacer algo diferentes.

Tales son los casos sorpresivos de Omar Fernández y Roque Espaillat (el cobrador), el cual, no fue elegido a nada, pero precisamente, habiendo salido de la nada,
por lo menos, superó a Miguel Vargas Maldonado,
y a otros connotados, siempre pegados de la teta de Estado.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Las más leídas

spot_img

Articulos relacionados