Fiesta agrícola en San Juan Pero ¿quién pagará la alegría?

Es altamente sabida la preocupación del Presidente de la República Luis Abinader por la frecuente subida de los precios de la canasta familiar. También se sabe que su despacho está lleno de reclamos de productores agrícolas y pecuarios que no aguantan aquella Ley de Tasa Cero para importar productos básicos, que necesita la población.
Pero este anuncio del ministro de Agricultura Limbert Matos y la alcaldesa de San Juan, Hanoi Sánchez, no creo que se lo hayan consultado al presidente de la República.
Primero porque Abinader viene de una familia de empresarios y de una región del mundo donde el dinero se gana chele a chele. Y segundo he oído que lo que entra al bolsillo fácil, sale más fácil.
Me refiero a la información dada por estos funcionarios, que más que hombres y mujeres de Estado, actuaron como políticos. Ellos aseguran que “el gobierno asumirá la deuda que mantienen los agricultores con prestamistas informales de esta provincia, y, además, entregó el pago de 340 millones de pesos a productores de habichuelas por compra de la producción, que a su vez contribuirá para la adquisición de mejores semillas de las siembras venideras. Agricultura asumirá que el pago de la deuda, que ronda los 450 millones de pesos y que impactará a más de 700 productores de diferentes rubros.

Agricultura también abrirá una línea de crédito a través del Banco Agrícola para que los productores puedan salir del esquema de informalidad y puedan recuperar su economía y sigan produciendo. Este programa integral que se inicia en San Juan de la Maguana continuará próximamente en todo el país”.

¡Demasiado lindo para ser verdad!
Primero de qué parte del Presupuesto Nacional saldrá este bondadoso regalo.
Como el Estado distribuye el dinero sin hacer ni siquiera un simulacro de cómo llegó a las manos de los productores ese dinero que hoy es deuda para ellos y que método y cuando lo van a devolver a las arcas del Estado.
Esos millones de pesos que esos “agricultores” buscaron por ahí prestados, se clavaron en la tierra o en vehículos, apartamentos, bebentinas o en campaña política.
¿Como es que hay miles de pequeños producgtores en todo el país que no pueden accesar a un prestamos de 60 mil pesos del Banco Agrícola para sembrar un poco de maíz, cebolla, berenjena o guandules y a estas personas le van a perdonar esas deudas millonarias?
¿Es una condonación de deudas, es borrarles su fama de mala paga en los sistemas de monitoreos de crédito, es un reenganche de deudas o es escaramuza política?

Lito Santana

Lito Santana

Nació en Tamayo. Locutor y periodista. Ha trabajado en distintos medios de comunicación. Aboga por la participación de todos los sectores en la solución de las dificultades por la que atrevieza el País.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.