viernes, junio 14, 2024

El punto de partida para las dificultades del PLD

Por Santo Salvador Cuevas 

Las cosas, en la política como en la sociedad, no se dan de manera fortuitas, ni llegan sin que medie un fenómeno al que los científicos y maestros de la filosofía llaman "causas y consecuencias de las cosas".

Podemos decir, a partir de los resultados electorales del 18 febrero y 19 de mayo, que el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) entra también en una pendiente peligrosa, por la misma ruta por dónde han transitado el Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) y el Partido Revolucionario Dominicano (PRD), cuyos descensos porcentuales, elecciones tras elecciones llevaron a esas fuerzas a posicionarse, de partidos mayoritarios y hegemónicos durante más de 40 años, a ser bisagras de otras fuerzas, llegando a colocarse al borde de la extinción o "de la inexistencia política".  

Cuando se vive un proceso así, los sociólogos y cientistas acuden al método científico, sin el cual jamás entenderemos qué causa le condujo hasta ahí y cuál será la consecuencia que vendrá.

Al PLD, con un 10% en su desempeño electoral de 2024, le toca ir al fondo del problema. Es decir, hay que determinar el porqué de las cosas y hacia dónde va esa organización.

Y en eso está envuelto el PLD, trazando la ruta y las etapas que lleven a ubicar los problemas para resurgir renovado, robusto y combativo.

El PLD debe negarse a sí mismo, rectificar errores, y dar un viraje hacia la izquierda que conduzca al reencuentro con sus orígenes: Disciplina, línea de masas, estatutos acordes con los intereses sociales, discurso contestatario de Juan Bosch, valores éticos y presencia en los barrios y las organizaciones sindicales y populares

Las causas de las derrotas en febrero y mayo del 2024, son múltiples e identificables.

Pero el problema del PLD tuvo sus inicios 4 o 5 años antes del 2024, y se agudizó con la llegada al poder de Luis Abinader, el 16 de agosto del 2020.

El punto de partida para ver al PLD descender del poder estuvo en la apertura de las relaciones diplomáticas de República Dominicana con la China Continental.

Ver al presidente dominicano licenciado Danilo Medina, recibiendo honores y transitar la alfombra roja del gran palacio gubernamental  en la "Ciudad Prohibida de Beijing", junto al presidente Xi Jimping, y así dar  apertura a esas relaciones diplomáticas con el gigante asiático, no solo fue un paso muy valiente de Danilo Medina, sino que también hay que verlo como un ejercicio de soberanía e independencia.

El hecho implicó también fricciones y choques en las relaciones diplomáticas y políticas con el gobierno de los Estados Unidos de América. 

A partir de ese momento, el Departamento de Estado de ese país, inició una persecución y torpedeo al Gobierno Dominicano, que implicó una oposición pública al intento de reelección del presidente Danilo Medina, persecución que encabezó el secretario de Estado de EE.UU, señor Mike Pompeo, quien incluso desafió vía telefónica a Danilo Medina, y a quien vimos (Mike Pompeo) en el Congreso Nacional acompañar a Luis Abinader en su  toma de posesión el 16 de agosto del 2020.

Esa llamada de Pompeo a Danilo Medina, fue lo que hizo retroceder y desistir del intento reeleccionista. 

Entonces, vinieron los acuerdos entre el Departamento de Estado y Luis Abinader con instrucciones precisas de perseguir y destruir al PLD, hecho con el que ha cumplido al pie de la letra el presidente Luis Abinader.

Esto lo traigo a colación (entre otras cosas) porque, a mí humilde entender, en el rumbo que debe dar el PLD debe valorarse que, para el Departamento de Estado el PLD es un partido contrario a sus intereses.

Entonces, siendo así las cosas hay que hacer conciencia de una línea general antiimperialista y de resistencia nacional. Esto lo pondría a jugar un rol de vanguardia y al reencuentro con su esencia histórica.

De nada sirve un partido conservador, de derecha y acoplado al confort de la buena vida y sin los tropiezos que te da el sistema.

La renovación no es de rostros longevos por jevitos; el cambio es ideológico y clasista.

Es dejar lo conservador y de derecha, por una práctica de humildad, de resistencia y lucha junto al pueblo, es decir, vamos hacia la izquierda.

Y ahí sí, las posiciones se ganan, no por lo generacional,   sino por quienes asuman el rol de hacer del PLD un proyecto revolucionario: "Del pueblo y para el pueblo".

 

Santo Salvador Cuevas
Santo Salvador Cuevas
Quien escribe es militante social de larga data, egresado con honores de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) licenciado en Filosofía y Letras, con residencia en el municipio de Tamayo, al Sur del país.

1 COMENTARIO

  1. Mi estimado Santos, desde mi humilde opinión, entiendo que, las independiente de las causales que expresas a raiz de las relaciones con China, no son las peincipales. Entiendo fueron los resultados de sus elecciones internas y las ya irreconocibles relaciones políticas en Leonel Fernández y Danilo. La llama de Pompeo, fue a raíz del intento de Danilo Medina para modificar la Constitución y que eso se le permitiera nuevamente. Eso fue Santos. De Danilo no imponer a Gonzalo Castillo, con prácticas de todos conocida, el PLD probablemente estuviera hoy en el Poder.

    Esa crisis que enfrentó el PLD y que lo sacó del poder y lo ha llevado a un 10%, tiene su origen desde el 2016 y sucumbió el 20 de octubre del año 2019 cuando Fernández renuncia su salida de la organización en una alocución televisada, y las posteriores respuestas de Danilo. Luego el intento fallido de las elecciones de febrero, que produjeron las manifestaciones de la Plaza de la Bandera.
    Esa división motivó que el PLD perdiera las elecciones en julio del año 2020, las del 2024 y las que vendrán.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Las más leídas

spot_img

Articulos relacionados