El Puente Sotero

Por Santo Salvador Cuevas

Al sur del país, ubicado entre fincas de plátanos y cañaverales, se encuentra la comunidad de Santana, que ahora tiene rango de distrito municipal. 

Para comunicarse con Tamayo (cabecera municipal) durante años era obligatorio cruzar sobre el puente Sotero, nombre que viene dado por que en la rivera del canal habitaba con su familia un señor al que apodaban Sotero, esposo de doña Altagracia (QEPD), que fueron los padres de Juan, Negrito, Elena y otros. El caso es que por esa vía se transporta hacia el mercado nacional de Santo Domingo y hacia Haití, millares de cargas de plátanos cada día, cada semana.

Hace ya un tiempo (casi 2 años) que las grietas del Puente Sotero no soportaron el peso de los vehículos livianos y pesados, lo que hizo intransitable la comunicación terrestre por dicho puente. 

Desde un primer momento funcionarios del presente gobierno se apersonaron a la cabecera del puente, anunciaron la apertura de los trabajos, trajeron medios de comunicación, se dio el "primer picazo", los funcionarios se marcharon y retornaron muchos meses después con la misma fanfarrea a dar otro "picazo", pero el Puente Sotero continúa igual, intransitable y aguardando la acción responsable del gobierno.

Parece que ya es costumbre que a ingenieros se les asignen obras, las que cobran en millones y, aunque en la contabilidad del Ministerio resulte pagada, para los comunitarios es una promesa incumplida.

Algo igual pasó desde los 80s con el puente que comunica al barrio San José (La Cuaba de Tamayo) con la comunidad de El Palmar de Neiba. El mismo fue inaugurado sin construirlo más de 3 veces y esos millones aparecen erogados en las finanzas del Ministerio de Obras Publicas, pero para la población ese puente es inexistente.  Gobierno van y gobierno vienen, pero la práctica de recibir obras y robarse el dinero del pueblo ya es común y hasta legendario.

Debería haber un régimen de consecuencias que obligue a los ingenieros y ministros corruptos a construir las obras presupuestadas una y mil veces y que no se materializan.

Los puentes de Sotero y  La Cuaba-El Palmar, son obras vitales para el desarrollo municipal, que el gobierno debe asumir sin más engaño.

Santo Salvador Cuevas

Santo Salvador Cuevas

Quien escribe es militante social de larga data, egresado con honores de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) licenciado en Filosofía y Letras, con residencia en el municipio de Tamayo, al Sur del país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *