jueves, abril 25, 2024

El proceso de metamorfosis en la vida del prócer Francisco Alberto Caamaño Deñó

POR SANTO SALVADOR CUEVAS

Francisco Alberto Caamaño Deñó fue un guardia producto de la Era de Trujillo, al servicio del Jefe, que constituyó una máquina militar, creada y forjada para la defensa del régimen opresor de los Trujillo, hijo del general Fausto Caamaños Medina, quien llegó a ocupar el cargo de secretario del Ministerio de Defensa durante 5 años.

El carácter represivo de Francis Caamaño fue puesto en evidencia en reiteradas ocasiones, muy en específico al dirigir durante los años posteriores al ajusticiamiento del general Rafael Leónidas Trujillo Medina, el cuerpo policial de los “Cascos Blancos”, que era una maquinaria antimotines para desarticular en las calles todo intento de subvertir el "orden".

Se recuerda que luego de la muerte de Trujillo y tras las elecciones de finales de 1962, en la que resultó ganador el profesor Juan Bosch, Caamaño fue designado el 28 de febrero de 1963 por el Consejo de Estado para "desalojar de Palma Sola al movimiento cristiano social de Los Olivoristas”, episodio en el que resultó herido a machetazos.

Juan Bosch esperaba el 27 de febrero, Día de la Independencia de la República, para jurar como presidente, pero el Consejo de Estado se valió de Caamaño para cometer esa masacre.

Es decir, Caamaño fue durante una parte de su vida, un verdugo militar, al servicio de la represión.

Por supuesto que esto ocurrió hasta que se convirtió en soldado de la patria y líder ejemplar de la resistencia del pueblo dominicano en armas, durante la Guerra Civil y que a partir del 28 de Abril, se transformó en “Guerra Patria”, contra el yanki invasor en 1965.

Cuando el embajador de Estados Unidos en el país le dijo a Caamaño: "Usted no está en condiciones de negociar sino de rendirse" y deponer las armas”, la dignidad del pueblo dominicano estuvo en la respuesta inmediata del coronel Caamaño al embajador: "Eso no es así, vamos a demostrar que este pueblo no se rinde y vamos a resistir".

Y dirigiéndose a sus compañeros de armas que aguardaban en torno a la embajada, Francis Caamaño dijo: "Los que quieran morir con dignidad que me sigan hacia la cabeza del puente Duarte", y allí, en las trincheras del puente, Caamaño dirigió con valor y determinación, la batalla del pueblo contra los soldados traidores del CEFA que atacaban con la aviación, con tanques y artillería pesada.

Francis Caamaño fue el presidente constitucional del pueblo dominicano en armas, no claudicó y junto a las fuerzas revolucionarias de izquierda, resistió la presencia de 42,000 marines invasores.

Terminada la contienda de abril de 1965, ya en su exilio forzado, Caamaño dio pasos para reagrupar las fuerzas militares exiliadas y con ese espíritu indómito y antiimperialista a finales de 1967-68, el coronel de abril llega a Cuba, recibiendo todo el apoyo, la acogida y solidaridad del comandante Fidel Castro y la Revolución Cubana.

Con ese apoyo el hombre inició los preparativos para el retorno a su Patria y para tratar de derrocar al gobierno títere de Balaguer e instaurar un régimen democrático y de derechos.

Al pasar el tiempo del desembarco de Caamaño en Playa Caracoles y tras finalizar el foco guerrillero, con el fusilamiento criminal de un hombre herido e indefenso, aún escuchamos, incluso a revolucionarios probados, decir: "No, Caamaño no era izquierdista, aunque reconocemos su transformación".

Eso último es contradictorio, porque Francisco Alberto Caamaño fue un soldado del sistema, es decir, de derecha, transformando sus actos, su actitud, sus ideas y planes, a partir de su rol como líder de la Guerra Abril y como presidente del pueblo dominicano en armas.

En Caamaño se registra un proceso de metamorfosis, de cambios sorprendentes y profundos.

Este hombre se transforma, reivindicando ante la historia su nombre con hechos, pues se convirtió en líder de la resistencia del pueblo, renegó del imperialismo y sus fechorías y asumió el territorio socialista de Cuba como su retaguardia o punto de apoyo, para llevar a cabo los preparativos guerrilleros.

En muchas ocasiones se juntó con Fidel Castro a debatir un plan común para la incursión en República Dominicana y siendo Narciso Isa Conde, secretario general del Partido Comunista Dominicano, sostuvo varias conversaciones con él.
Además, pactó un acuerdo político-militar con el “Grupo Revolucionario Los Palmeros”, que encabezaba Amauris Germán Aristy.

Y también el coronel defendió y enarboló la “Constitución de Juan Bosch de 1963”.

Asimismo Caamaño asumió la ruta del foco guerrillero de Ernesto Che Guevara, y junto a 8 combatientes revolucionarios, desembarcó por playa Caracoles, en Azua, para luchar o morir por la Patria.

Entonces me pregunto ¿si esa vida no es de izquierda, entonces, de qué metamorfosis hablamos?

Santo Salvador Cuevas
Santo Salvador Cuevas
Quien escribe es militante social de larga data, egresado con honores de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) licenciado en Filosofía y Letras, con residencia en el municipio de Tamayo, al Sur del país.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img

Las más leídas

spot_img

Articulos relacionados