El manifiesto político más breve

En el mes de julio conmemoramos un año más de la fundación de la organización revolucionaria “La Trinitaria”, hecho ocurrido en 1838, bajo la conducción de Juan Pablo Duarte, quien se convertiría en precursor de la independencia y fundador de la República Dominicana.
El hecho estuvo acompañado de un juramento, que fuera entregado por escrito a los integrantes de la organización, y que por diversas razones se mantuvo extraviado por muchos años, hasta que fue reconstruido por la memoria del ilustre trinitario Felix María Ruiz y publicado por primera vez por Federico Henriquez Ureña, ya en el epílogo del siglo XIX.
El texto del juramento por muchas décadas se convirtió en orgullo nacional y en las escuelas los niños lo recitaban de memoria, con fervor patriótico, en la conmemoración de la independencia. Pero es mas que un juramento. Es una proclama política. La más breve que yo conozca.
Teniendo como punto de partida el credo cristiano, que se hace acompañar de los conceptos honor y conciencia, avanza proponiendo dos grandes objetivos: la separación definitiva del gobierno haitiano y la implantacion de una república libre y soberana e independiente de toda dominación extranjera. Agrega, además, los símbolos que identificarían a la nueva república y establece como lema tres conceptos que han definido el horizonte sobre el que debe transcurrir la vida de los dominicanos, vinculando la fe con el sentido de pertenencia a una comunidad en la que se conviva en libertad.
El documento aporta también los principios éticos de honorabilidad, la lealtad y el apego a la verdad, además del desprendimiento de todo interés material, y hasta de la propia vida, en aras de hacer realidad el proyecto redentor. Así mismo, se refiere al sentido de pertenencia a la organización que deben tener los integrantes de la entidad llamada a concretar ese proyecto y reconoce un liderazgo, el de su presidente Juan Pablo Duarte.
El compromiso asumido por los integrantes de aquella pequeña organización, se convertiría luego en ejemplo de vida, pues los que tuvieron la grandeza de arriesgar su vida y bienes en aras de una patria libre e independiente, al transcurrir los años mostraron la coherencia entre las palabras y las acciones.
Este denso documento histórico, que en sus pocas palabras propone tantas cosas, no debe quedar guardado en los rincones de los libreros. Debe ser elemento constitutivo de la conciencia cívica de las generaciones que están llamadas a dar continuidad al proyecto de nación soñado por los trinitarios, por el cual comprometieron sus esfuerzos.
Además, el ejemplo de la lucha por la concresión de un sueño, a costa de grandes sacrificios, debe servir para contribuir a que los jóvenes aprendan a perseguir grandes propósitos y adquieran la conciencia de que las cosas que valen de verda la pena cuestan trabajo y no están a pedir de boca ni al alcance de un tarjetazo.
Alcanzar la independencia fue obra de jóvenes tesoneros, decididos, concientes de sus propósitos y que no ahorraron riesgos ni sacrificios. Levantar la bandera y los símbolos de la patria y dar conclusión a aquellos sueños corresponde a todos los dominicanos. Y es seguro que el juramento de La Trinitaria puede seguir iluminando el horizonte de los pasos de las generaciones del presente y del porvenir.

Fidel Santana

Fidel Santana

Fidel Santana: Sociólogo y político con maestria en Metodología de investigación. Desde el año 2007 imparte docencia en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), donde también ha ocupado en diversas funciones de dirección en áreas administrativas. Entre los años 1999 y 2007 fue uno de los principales líderes y voceros de los movimientos sociales dominicanos. Es autor de los libros “Amín Abel: un gigante dormido” y “Resistencia y Colectivismo en los Convites Campesinos de San Cristóbal”. Fue Diputado Nacional en período 2016 al 2020, en cuyo órgano legislativo presidió la Comisión de Derechos Humanos, entre 2016 y 2020.

One thought on “El manifiesto político más breve

  • Avatar
    julio 20, 2022 at 10:27 am
    Permalink

    Veo de Capital importancia el que se traiga a memoria las historias que marcaron la siempre luchada democracia e independencia de nuestra Nación. Enhorabuena amigo Embajador Fidel.

    Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.