domingo, abril 21, 2024

El Granado y Guanarate, en Tamayo, dieron un gran ejemplo de convivencia

Hace ya unos días nos enteramos de la solución de un conflicto que trajo respiro a centenares de ciudadanos en la región sur.
Se trata del acuerdo logrado entre los productores agrícolas y pecuarios de las comunidades de El Granado y Guanarate, en el municipio de Tamayo, provincia Bahoruco, que habían mantenido una polémica durante meses por el manejo de las aguas para consumo humano y agrícola.
Esos dos poblados dependen de las aguas del subsuelo que extraen en base a pozos tubulares, impulsados por motobombas a cargo del Instituto Agrario Dominicano (IAD) y el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INDRHI).
Este sistema se inició en el 1973 con motores de gasoil, pero desde hace años y en el gobierno del expresidente Danilo Medina, se instalaron motores eléctricos y se agregó otro pozo que debía operar para la comunidad de El Granado.
Al salir Medina del poder, no se perforó el pozo que cuyas aguas serían destinadas exclusivamente para Guanarate. Quedó en carpeta.
Las autoridades del actual Gobierno no han podido completar ese proyecto, lo que generó un conflicto entre las comunidades mencionadas, pues ambas se atribuyen la propiedad del nuevo pozo.
En más de una ocasión esta contradicción estuvo a punto de causar una desgracia, pues los enfrentamientos estuvieron a un tris de terminar con el uso de armas de fuego.
El pasado jueves 3 de este mes de noviembre, los dirigentes agropecuarios y comunitarios llegaron a un acuerdo que aliviana la situación.
Ellos se pusieron de acuerdo para trabajar de manera conjunta con los tres pozos que funcionan de la siguiente manera: Un pozo para el servicio de cada comunidad por separado y el otro para el uso colectivo.
La decisión establece que entre las dos comunidades reclamarán al Gobierno la perforación de un nuevo sistema para Guanarate, para así quedar a la par. Así lo establece el proyecto, que ha sido abandonado por esta gestión de Luis Abinader.
Previo a este acuerdo, había trascendido que las autoridades gubernamentales de la zona impondrían el uso de la fuerza militar para aplicar su propia solución.
El convenio entre estos hombres y mujeres de El Granado y Guanarate evitó esta posible desgracia que auspiciarían el INDRHI, el IAD y la Gobernación Provincial con el apoyo de la fuerza militar y policial. El plan había sido orquestado en la comunidad de Cabeza de Toro, donde el partido oficial concentra sus fuerzas.
Otra vez el pueblo fue más inteligente que los verdugos que le gobiernan.
¡Qué gran ejemplo!

Lito Santana
Lito Santana
Nació en Tamayo. Locutor y periodista. Ha trabajado en distintos medios de comunicación. Aboga por la participación de todos los sectores en la solución de las dificultades por la que atrevieza el País.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img

Las más leídas

spot_img

Articulos relacionados