jueves, abril 25, 2024

El gobierno administrador de crisis y el sentido de la asertividad

Por Osvaldo Santana

Mucha gente se pregunta por qué la actual administración permitió que el dengue llegara tan lejos para al final lanzar una campaña liderada por una comisión especial y el gabinete de salud.

Quizás la causa esté motivada en los orígenes mismos de la Administración, que recibió el país en medio de la pandemia del covid-19, una fractura total de los sistemas de salud en el mundo. Comparada la actuación del gobierno nacional respecto a otros países, incluso del primer mundo, se puede afirmar que fue un desempeño exitoso, por lo rápido que pudo poner sobre rieles su principal industria, el turismo, que fue el principio de la apertura, en base a una adecuada campaña de vacunación con la colaboración del gobierno de China Popular.

Podría decirse que fue un importante aprendizaje en el manejo de crisis, pero ya superada la covid-19 y el país en marcha, ha sido impresionante cómo la Administración se ha comportado frente a determinadas coyunturas críticas.

El presidente Luis Abinader ha hecho una lectura acerca de la experiencia:

"Ha sido un gobierno de administrar crisis, pero lo que nosotros determinamos desde el primer día era que además de administrar, y como lo hicimos correctamente, esas crisis, si recibimos los mejores indicadores internacionales desde la Organización Mundial de la Salud (OMS), desde el FMI, desde la Organización Mundial del Turismo (OMT) por cómo nos comportamos con esa crisis, sino que también desde el primer día trabajamos para atender los problemas de décadas de la República Dominicana”.

Las enseñanzas de la covid-19 no parecieran ser suficientes para afrontar problemas menores, de orden local, que ahora suelen ser enrostrados a los gobernantes por sus opositores.

El servicio eléctrico, con una historia de déficit, fue recibido quizás en su mejor momento, con la entrega de las dos plantas de Punta Catalina, con una operación estable, pero los apagones han vuelto a veces como en los peores momentos.

El pasado 18 de octubre, la Asociación de la Industria Eléctrica habló de las deudas con los generadores, hasta por montos superiores a los 175 millones de dólares cada mes. Mientras, crece la tendencia al subsidio del servicio eléctrico, lo que amenaza con devenir en una crisis más.

El sistema educativo durante la administración tampoco ha tenido el mejor desempeño. Orlado por quejas sobre una pobre transparencia, condujeron a la destitución del ministro, hombre clave en la dirección de la campaña del presidente. Y luego, cuando se hicieron cambios en el sistema de producción de los libros escolares, las quejas acerca de la calidad de los contenidos ha sido una fuente de perturbación, que, si bien no ha terminado como una crisis, se constituyó en piedra de escándalo.

Otro eje clave de la Administración, el servicio de salud, inmerso desde el mismo día en el manejo de la pandemia, vio caer su primer ministro por versiones tampoco esclarecidas sobre poca transparencia en algunos departamentos.

Y ahora, cuando la temporada ciclónica se acerca a su último mes, el país descubre que el dengue es más que un brote, que normalmente no es fuente de escándalo, porque como se prevé un incremento estacional, los gobiernos suelen lanzar una campaña preventiva para evitar los escalamientos.

Pero el dengue se ha desbordado. Más de 12,500 personas contagiadas y once muertos. El país está alarmado por el progreso del dengue sin que el ministerio de Salud Pública actuara con sentido de oportunidad, pese a que el Colegio Médico Dominicano (CMD) lleva más de dos meses con denuncias persistentes acerca de la cantidad de pacientes con síntomas, que abarrotan los hospitales e incluso clínicas privadas.

Cuando ya ha devenido en crisis, el presidente Abinader designa una comisión y el llamado Gabinete de Acción contra el Dengue anunció el viernes 20 de este mes un operativo comandado por el Centro de Operaciones de Emergencias (COE) en apoyo al ministerio de Salud Pública. Serían movilizadas 27 mil personas. También se integrarían no menos de 20 instituciones del Estado. 

Esta vez, no se conoce de ninguna campaña de prevención contra el dengue, un mal endémico con una tendencia global a crecer, y que ha obligado a la mayoría de los países en regiones tropicales, a activar sus acciones contra el mosquito Aedes aegypti.

En general, los Estados lo que propician oportunamente cuando se activa la etapa en que se acrecientan las lluvias, es que se anima la prevención a través de las organizaciones sociales.

Pareciera que la crisis o la emergencia, es el sino de la actual Administración, como apuntó el presidente Abinader, pero hay crisis que pueden ser prevenidas si impera la asertividad vigorizante del sentido de oportunidad. 

EL DENGUE EN LAS AMÉRICAS

En el 2023, la región de las Américas ha experimentado un aumento significativo en los casos de dengue. Hasta agosto pasado se habían registrado más de 3 millones de nuevas infecciones, superando las cifras de 2019, el año con la incidencia más alta registrada de esta enfermedad en la región, con 3.1 millones de casos.

"La incidencia ha aumentado casi ocho veces desde el año 2000″, afirmó el doctor Raman Velayudhan, jefe de la Unidad de Salud Pública Veterinaria, Control de Vectores y Medio Ambiente, y Enfermedades Tropicales, una unidad de la Organización Mundial de la Salud (OMS).  Antes de 1970, el mosquito vector de la enfermedad estaba presente solo en media docena de países, agregó, pero ahora se encuentra en más de 130 países, recoge la página Web de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Osvaldo Santana
Osvaldo Santana
Osvaldo Santana es periodista.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img

Las más leídas

spot_img

Articulos relacionados