lunes, abril 22, 2024

El futuro de Biden y los demócratas

Por Evelyn Irizarri

Nueva York, Estados Unidos. – Será en noviembre de 2024 cuando los estadounidenses acudirán a las urnas para elegir un nuevo presidente o reelegir al actual, Joe Biden. 

Para ese mismo año y mes, Biden cumplirá 82 años, lo que para muchos dentro y fuera del Partido Demócrata constituye su principal impedimento, además del bajo índice de aprobación, para una posible repostulación al cargo.

Quizás por esta razón, muchos se frotan las manos y aspiran a ganar la nominación por el partido azul, a pesar de la reiterada intención del presidente de presentarse a la reelección. 

Desde el principio 

Cuando Joe Biden ganó las primarias del Partido Demócrata, muchos factores hicieron suponer que resultaría vencedor en las elecciones frente al entonces presidente Donald Trump. 

Los demócratas se integraron a la campaña, pero, principalmente por la edad del presidente, muchos dentro del partido comenzaron a "sonar" como relevo del candidato y posterior presidente electo.

Pasado el proceso electoral con los resultados favorables al binomio Biden-Harris, los demócratas, seguros de que Biden no pensaría si quiera en la posibilidad de un segundo mandato, comenzaron a observar dentro de sus filas a los "presidenciables" con miras a las elecciones del año 2024.

Pero, para sorpresa de algunos, no pasaron muchas horas de su juramentación, para que Joe Biden revelera sus intenciones de correr por la reelección. A pesar de eso, la lista de posibles aspirantes a reemplazarlo se alarga cada día. Aunque es bueno recordar que desde 1968, ningún presidente en los Estados Unidos, con derecho a la reelección, ha renunciado a ella.

Los presidenciables 

La lista incluye más de 10 posibles aspirantes. Llama la atención el número de mujeres que se menciona dentro de las filas demócratas.

Kamala Harris

La lista inicia con el nombre de la actual vicepresidenta, a pesar de que ha mantenido un perfil bajo, lo que para muchos no es conveniente a sus posibles aspiraciones, pero para otros analistas es una buena estrategia, a juzgar por la baja aprobación del presidente Biden.

Gavin Newsom

Si existe un demócrata al que se viene poniendo mucha atención y de quien se dice de forma más abierta que es un posible candidato demócrata,  sin lugar a dudas, ese sería el gobernador de California. 

Gavin Newsom, desde los primeros meses del año que está por terminar, se ha convertido en un crítico del gobernador Ron DeSantis.  Para algunos analistas, ya se ve debatiendo con el posible candidato republicano. Es un abanderado del derecho al aborto, un tema que le ha dado popularidad y que lo ha mantenido en el ojo público. 

Elizabeth Warren

Senadora por Massachusetts, muy popular en el ala más liberal del partido. Compitió en las primarias demócratas del 2020. Es una ex profesora de leyes de la Universidad de Harvard.

Amy Klobuchar

Senadora por Minnesota fue una de las aspirantes a la candidatura presidencial demócrata en el año 2020. Se mencionó en algún momento como compañera de fórmula de Joe Biden. Fue una de las favoritas al principio de la carrera demócrata.

Pete Buttigieg 

Como ministro de Transporte, ha sido el encargado de difundir a nivel nacional las explicaciones y alcances del ambicioso plan de infraestructura del presidente Biden. Recorrió el país, antes de las primarias, en busca de evaluar posibles candidatos para el pasado proceso. Es carismático y no parece haber sido alcanzado por los bajos índices de popularidad de la actual administración. 

Roy Cooper

Gobernador de Carolina del Norte, con su reelección ya ha agotado los dos períodos permitidos en la Alcaldía, de lo que se desprende que ahora fijará sus ojos en el 1600 de la avenida Pennsylvania en Washington DC. 

Mitch Landrieu 

El ex alcande de New Orleans, es otro funcionario de la actual administración. Entre sus tareas se encuentra la de poner en funcionamiento el proyecto de Ley de infraestructura del presidente Biden. 

Gina Raimondo

Pasó de la gobernación de Rhode Island al cargo de secretaria de Comercio del actual gobierno. Es una de las más influyentes funcionarias de la administración Biden. Es una mujer, de bajo perfil y se le considera demasiado moderada.

Gretchen Whitmer 

Recién electa gobernadora de Michigan, con una victoria impecable, fue una de las principales responsables de la transformación de Michigan en un Estaso Azul. Es bien valorada dentro y fuera del partido. Ha hecho carrera en el Senado local de su Estado hasta llegar a la gobernación. 

Stacy Abrams

A pesar de haber perdido la gobernación de Georgia frente al republicano Brian Kemp, sigue siendo considerada como una de las posibles aspirantes a competir por la candidatura demócrata. 

Phill Murphy

El liderazgo de Murphy en el Estado Jardín ha ido creciendo con el tiempo, a pesar de haber conseguido su reelección con un estrecho margen, para algunos analistas, él sería una buena opción y la oportunidad de que un gobernador de Nueva Jersey pueda llegar a la Casa Blanca. 

JB Pritzker

Es el más rico de los aspirantes y se ha mencionado su nombre porque es gobernador de Illinois, un Estado cuya ubicación es importante para cualquier partido en elecciones. 

Los pesos pesados 

Cuando se analiza el nivel de popularidad, la influencia a lo interno y externo del partido y los números que ya podrían estar manejando los demócratas, la lista se estaría reduciendo a cuatro aspirantes, aunque siempre comienzan más de 10 y en el camino van saliendo los menos favorecidos en los debates  en el periodo de "caucus", ( como se le llama al sistema de elección hasta elegir al candidato presidencial).

Los pesos pesados en esta contienda parecen ser Kamala Harris,  Gavin Newsom, Gretchen Whitmer y Pete Buttigieg. 

Ni un paso al frente

Hasta el momento, sujetos a lo que diga el presidente Joe Biden,  ningún demócrata ha manifestado de manera abierta sus intenciones de correr en las primarias por la candidatura presidencial y encabezar la boleta del partido oficial en las elecciones del 2024.

Lo seguro es que si el Presidente Biden desiste de sus aspiraciones a repetir como candidato,  muchos de sus compañeros de partido y varios de sus colaboradores, iniciarán la carrera para reemplazarlo, primero en el liderazgo de esa organización y más tarde,  enfrentarse al candidato republicano para sustituirlo en la Oficina Oval.

Pato cojo

En el lenguaje político electoral de los Estados Unidos, se utiliza el término "pato cojo", (lame Duck) equivalente a la "soledad del poder", para referirse a un presidente que no buscará su reelección o que la pierde. Es básicamente el periodo de transición. 

Pero es una forma de graficar la vulnerabilidad del presidente frente a sus oponentes, como es vulnerable a los depredadores, el pato cojo.

Es un período en el cual el presidente saliente no puede tomar muchas medidas o hacer grandes cosas, pues no recibe el respaldo necesario. Además de que después de las elecciones toda la atención gira en torno al presidente electo. 

Por otro lado, si un presidente anuncia que no correrá por la reelección, a casi dos años de terminar su mandato, corre el riesgo de perder el interés en torno a él, así como el liderazgo a lo interno del partido y la capacidad de negociación. 

Sin embargo, un punto a favor en este caso es que el récord de realizaciones en el período de transición lo tiene Barack Obama, gobierno del cual Biden fue vicepresidente y uno muy influyente.

Hasta ahora, lo que estaría evitando Biden es perder influencia como líder demócrata. 

Tras las elecciones 

Después de los resultados en las elecciones de medio término, el liderazgo de Biden salió fortalecido, incluso, él mismo, antes de salir hacia una larga gira internacional, que incluía reuniones con líderes mundiales,  aseguró que acudía a sus compromisos internacionales "más fortalecido", lo que para muchos habría contribuido a elevar la confianza del mandatario para correr por un segundo mandato.

Baja aprobación 

Otro factor a considerar es la baja aprobación del presidente. Y es que un 40 por ciento de aprobación no convence del todo a los demócratas para cerrar filas detrás de su presidente. Es más, ya se habla de dejar espacio a una nueva generación y hasta se cita como ejemplo el hecho de que Nancy Polosi, a la hora de anunciar que no aspiraría a liderar a los demócratas en la Cámara de Representantes,  lo hizo apelando a la necesidad de dejar su espacio a una nueva generación.

Sin embargo, no es la primera vez en la historia de los Estados Unidos que un presidente a la mitad de su primer mandato haya tenido bajos índices de popularidad y luego, a menos de un año de las elecciones presidenciales haya logrado sobreponerse y ganar la reelección. 

Le pasó a Barack Obama, a Bill Clinton,  incluso a Ronald Reagan, considerado como uno de los mejores presidentes del país. 

Anuncio en enero

Según lo dicho por el propio Biden, de que aprovecharía las semanas de vacaciones durante las fiestas de Thanksgiving y Navidad para sopesar con su familia la posibilidad de correr por un segundo mandato, se espera que el presidente haga su anuncio en enero. Además de ser la fecha que el propio Biden ha anunciado, para los posibles aspirantes, lo mejor es que el presidente anuncie lo ante posible si hará uso del derecho a correr por la reelección o no.

Esto para evitar que el partido contrario y su candidato amplíen demasiado la ventaja frente al partido oficial. 

Del mismo modo, permite hacer los sondeos necesarios a lo interno y externo de la organización política a fin de establecer quién consigue captar más simpatía y más fondos. 

De no optar por un segundo mandato, de seguro, el presidente retrasará el anuncio lo más que pueda, con la intención de mantener el foco público sobre él y su gobierno.

Evelyn Irrizari
Evelyn Irrizari
Evelyn Irizarri Santos es periodista, con experiencia en televisión, medios digitales y prensa. Es, además, abogada y educadora.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img

Las más leídas

spot_img

Articulos relacionados