martes, julio 23, 2024

El enfrentamiento de Boca Chica en 1986

Por Melton Pineda

Una lucha cruenta a lo interno del Partido Revolucionario Dominicano, (PRD) impidió que el presidente Salvador Jorge Blanco buscara una nueva reelección, aunque no estaba con impedimento constitucional, pero la naturaleza antirreeleccionista del partido blanco frustró esos propósitos.

Frustradas las pretensiones de reelegir al Presidente Jorge Blanco, los demonios se soltaron a lo interno del PRD, entre el líder de ese partido de gobierno, el Dr. José Francisco Peña Gómez y el licenciado Hatuey De Camps Jiménez y el licenciado Jacobo Majluta. La campaña política de las elecciones de 1986-1990, se polarizaron entre el partido de gobierno y el Partido Reformista Social Cristiano, cuyo candidato era el Dr. Joaquín Balaguer.

A lo interno del PRD, las fuerzas políticas divididas en tendencias se enfrentaron el gobierno del Dr. Jorge Blanco, que apoyaba al precandidato presidencial y líder, el Dr. Peña Gómez y, por otro lado, el licenciado Jacobo Majluta, precandidato también por un grupo de su tendencia, en su mayoría seguidores del fenecido Presidente Antonio Guzmán Fernández.

El licenciado Majluta, ex-secretario de Finanzas, del derrocado Gobierno de Profesor Juan Bosch, y ex-vicepresidente de la República del gobierno de Don Antonio Guzmán, que a la muerte de este mandatario ocupó por 43 días la presidencia de la República.

El también ex presidente del Senado concitó una popularidad que se confrontó contra el líder del partido blanco, el Dr. José Francisco Peña Gómez.

La lucha a lo interno del gobierno y del PRD fue tan cruenta, que esa confrontación llegó al Congreso Nacional, y provocó la fragmentación del Senado controlado mayoritariamente por esa agrupación. Las diferencias cobraron fuerza con la disputa por el conocimiento de un proyecto que buscaba la construcción de la famosa Presa de Madrigal en Villa Altagracia y que abastecería de agua al Acueducto de la capital.

La lucha política intestina del PRD resquebrajó tanto la unidad de ese partido en el poder, que el entonces presidente del Senado, licenciado Majluta, acusó al gobierno de Jorge Blanco de buscar la aprobación del proyecto de la presa de Madrigal, ubicada en Villa Altagracia, para supuestamente reelegirse. El licenciado Jacobo Majluta presidía esa cámara.

En la disputa, el senador por la provincia La Altagracia, el doctor Tavárez Areché, respaldado por el gobierno, salió del hemiciclo, y formó en los pasillos del Congreso otra Cámara de Senadores con los legisladores del doctor Jorge Blanco.

Cerrada las posibilidades del doctor Jorge Blanco de reelegirse, según interpretaron los majlutistas, los jorgeblanquistas decidieron escoger al líder de ese partido el doctor Peña Gómez.

Las heridas eran tan profundas que cuando decidieron celebrar una Convención el 24 de noviembre de 1985 para definir quién sería el candidato del PRD, terminó en enfrentamiento, luego bautizado como el CONCORDAZO.

Posteriormente, mediante una negociación, el Dr. Peña Gómez cedió la candidatura presidencial en favor del licenciado Majluta.

El licenciado Majluta formó a lo externo del PRD un partido aliado denominado La Estructura, liderado por el licenciado Andrés, Vanderhorts, ex ministro de Deportes.

La Junta Central Electoral, (JCE), reconoció el pacto e inscribieron al licenciado Majluta como su candidato presidencial por el PRD respaldado por el Partido La Estructura, liderado por el licenciado Andrés Vanderhorts.

Superado el enfrentamiento entre Jorge Blanco y Majluta, en plena campaña de l986, las fuerzas se polarizaron entre el Partido Revolucionario Dominicano (PRD) con el licenciado Majluta, como candidato presidencial y el Partido Reformista Social Cristiano, encabezado por su líder el expresidente Joaquín Balaguer.

La matanza de Boca Chica

Yo trabajaba para el periódico El Sol y Radio Antillas. Hice todo el recorrido por la zona Este de la capital y los sectores periféricos como San Isidro, Guerra, San Luis hasta llegar a Boca Chica para cubrir una caravana del PRD.

Al llegar a Boca Chica, todos los periodistas íbamos en un mismo vehículo, un minibús, y los organizadores habían advertido que en esa plaza había gente de Jacinto Peynado y que andaban fuertemente armados.

A cada momento, Sergio Cueto, jefe de redacción de El Sol, me llamaba para preguntar si había visto al periodista José Zayas, que cubriría al PRD.

Le dije que no había visto a Zayas. Entonces me dijo:

“Bueno, como tú vienes para acá y he escuchado varias transmisiones tuyas en Radio Antillas, hazme el favor, haz tú la nota, que buscamos en otro medio las fotos”. En eso quedé con el jefe de Redacción del matutino El Sol.

Al llegar a la calle principal de Bocha Chica, al lado de la playa, frente al parque, comenzó un gran taponamiento de la caravana. Se habían encontrado las dos caravanas de los dos partidos rivales, el PRD y el PRSC.

Allí se armó una refriega y salimos del lugar de los enfrentamientos bajo tiros. Recuerdo que en un momento se recrudecieron los disparos, y nos refugiamos en el restaurant de mariscos Butsela, ahí donde dos calles hacen un pantalón.

En la confusión y el pánico, alguien bajó la pendiente de la calle y dimensionando los hechos, dijo que había más de diez muertos y que a Peña Gómez lo habían herido en la espalda.
Solo había tres muertos, diez motores y 5 vehículos quemados, y decidí subir por la cuesta para ver el incendio.

Por el lado de la playa noté que varias gentes venían corriendo y que una persona con un chaleco antibalas venía corriendo con un fusil R-15 en las manos.

Se trataba del excoronel Cuquito Marte, hijo de Mélido Marte, hermano de la doctora Licelot Marte de Barrios. Cuando vio que éramos periodistas, nos dijo: miren, si no es por este chaleco antibalas me matan, miren, suban, que ahí debe haber varios muertos.

Logramos entrevistarlo y luego en un teléfono público, llamamos a Radio Antillas. Ahí comenzaron de nuevo con el tiroteo. Acostado en el suelo con el auricular del teléfono en las manos, decíamos: escuchen los disparos que aun prosiguen, pero no sabemos el número de muertos y saqué al aire las declaraciones del excoronel Marte.

Luego investigamos y descubrimos que había sido el excoronel Marte quien había armado la balacera frente a Felipa Gómez.

Le caímos atrás a Felipa Gómez, esta con un grupo de hombres armados. Se apertrecharon en una casa en construcción frente a la escena donde estaban los vehículos de Jacinto Peinado ardiendo.

Luego subió, diciendo: es desde aquella casa blanca donde están metidos los reformistas disparando. La seguimos, y entre tiros y tiros, la valiente mujer nos decía: Melton, ven detrás de mí, cúbrete, que esto no está fácil.

Felipa Gómez no se cansaba de disparar y lo mismo hacían sus compañeros, hasta que lograron dispersar a los reformistas que les contestaban con balas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Las más leídas

spot_img

Articulos relacionados