jueves, abril 25, 2024

El diablo los junta

Por Alfonso Tejeda

Más allá de la expresa sabiduría que contienen los refranes para graficar cada situación de la cotidianidad, ocasiones hay en que la empatía rechaza o pretende atenuar el dictamen que la experiencia ha convertido en sentencias, con las que se pretende finiquitar los asuntos en cuestión, motivos de una discusión o impasse.

"Dios los cría y el diablo los junta", puede ser ese refrán que una, sorprendentemente, a los negacionistas, xenófobos y neonacionalistas de la Antigua Orden Dominicana, un grupo con pretensión paramilitar, y del otro lado, a intelectuales que firmaron un documento en el que piden a sus pares boicotear la Feria Internacional del Libro 2023, porque el Ministerio de Cultura, responsable de esa actividad, ha designado a Israel como país invitado.

La decisión de los intelectuales firmantes del documento que entienden como inmoral esa invitación, tomando en cuenta la política de Israel contra los palestinos, puede ser entendible, pero necesariamente no justificable, al menos que se actúe como "masa", que es negadora del "libre albedrío", ese que reclaman a Cultura para que permita, sin censurar, la participación de artistas y escritores, cómo afirman ocurrió en la pasada feria cuando a la activista domínico-haitiana Ana Belieque se le dificultó presentar un libro de su autoría porque está escrito en Creole.

Tal acción se atribuyó entonces a presiones de los grupos anti haitianos que en el país han hecho de esa práctica su causa de existir, como la Antigua Orden Dominicana tiene en su agenda un propósito: rechazo radical a la presencia haitiana en el país, restricciones de las libertades públicas, e intolerancia ante la expresión individual de cada quien por su género o pertenencia a otros colectivos diferentes a los que entienden "normal", contra los que arremeten hasta físicamente.

La última actuación de este grupo ocurrió el pasado sábado cuando, apoyados y ayudados por agentes policiales, desalojaron del puente Duarte a jóvenes de distintas tendencias y colectivos que se expresaban amparados en los derechos y libertades que les garantizan las leyes del país, pero que temerosos de las amenazas que les había hecho La Orden, pidieron protección a las autoridades, la que fue negada.

Algunos de los intelectuales resistirán El origen creacionista, los de la Orden rechazan que se les endilgue propósitos diabólicos, unos y otros, aún con las aparentes diferencias que postulan, tienen en común el fanatismo que los une, ese que le nubla el entendimiento para asumir "al otro", respetar la diversidad y libertad de expresión que los intelectuales reclaman y que, como los de la Antigua Orden pretenden limitar, en este caso al Ministerio de Cultura para decidir a quién invitar como amigo en la feria del libro.

Desde posiciones aparentemente diferentes, el Diablo los junta en su definida intolerancia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img

Las más leídas

spot_img

Articulos relacionados