lunes, abril 22, 2024

El desempeño económico de 2023 también podría ser determinante para los resultados electorales de 2024

Por Osvaldo Santana

El desempeño económico durante el año 2023 puede convertirse en un factor determinante para la configuración del panorama para las elecciones de 2024. 

Se ha planteado que el posicionamiento de los partidos en el 2023, por lo que hagan en sus procesos internos, o de cara a la sociedad, permitirá adelantar lo que podría ocurrir en una u otra dirección con miras a ese certamen.

Pero como las acciones políticas nunca están al margen del devenir socioeconómico, se puede afirmar que esta vez, como nunca, el cuadro político quedará definido por la forma en que los dominicanos vivan en términos económicos el ciclo actual.

Será ahora cuando los imponderables políticos irán definiéndose, mostrando tendencias en el electorado, a la luz de lo que ocurra con el manejo de las políticas públicas de cara a la cotidianidad.

Entran en juego el desempeño del gobierno frente a las amenazas inflacionarias que impactan el costo de la vida, los alimentos y los servicios fundamentales, que no dependen solo de lo que haga o no haga, sino también que están vinculados a factores que no puede controlar y que vienen dados por una sensible situación global llena de tensiones, asociadas a la geopolítica y al impacto que las mismas pudieran tener en las materias primas sensibles, como el petróleo y los insumos para la producción de bienes y servicios.

El Banco Mundial y la RD

En efecto, el Banco Mundial advierte que “el crecimiento global se ha desacelerado hasta el punto de que la economía global está peligrosamente cerca de caer en recesión”. Calcula que el crecimiento mundial se desacelerará del 3 % pronosticado hace seis meses al 1.7 %. Una triste proyección después que la mayoría de las naciones habían logrado salir de la caída provocada por la COVID-19 desde 2020.

Pese a esa situación global, el Banco Mundial afirma que la economía de la República Dominicana crecerá “un sólido 4.9 por ciento en 2023 y 2024”. Algo parecido había proyectado la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

El singular pronóstico para República Dominicana contrasta con lo que el Banco Mundial ve a nivel global. Afirma que “dada la frágil situación económica, cualquier nuevo acontecimiento adverso -como una inflación más alta que la prevista, aumentos abruptos de las tasas de interés para contenerla, el resurgimiento de la pandemia de COVID-19 o la intensificación de las tensiones geopolíticas- podría empujar a la economía mundial a la recesión”.

Predicción para Latinoamérica y el Caribe

Pese al futuro brillante para República Dominicana, el Banco Mundial espera una desaceleración marcada del crecimiento de América Latina y el Caribe, hasta el 1.3 % en 2023, para recuperarse un poco, al 2.4 %, en 2024. 

“Se prevé que con el crecimiento algo lento de Estados Unidos y China se reduzca la demanda de exportaciones, mientras que el aumento de las tasas de interés estadounidenses probablemente implique que las condiciones financieras seguirán siendo restrictivas”, sostiene.

El gobierno y el 2023

 Si nos atenemos a las predicciones del Banco Mundial, este 2023 será un buen año para la economía dominicana, toda vez que vaticina que crecerá casi hasta 5%, pese al panorama global adverso.

Siendo así, el gobierno navegaría durante este período muy cómodamente y sólo tendría dificultades para terminar bien si comete graves errores que inducirían a la repulsa social. Errores de desempeño o escándalos que puedan involucrar a sus responsables.

También el gobierno podría enfrentar la amenaza de una alta inflación, y con ella, la escalada de precios, como viene ocurriendo en los primeros días de 2023, y eso podría erosionar la calidad de su gobernanza.

La deuda pública es otra amenaza, que ha llamado poderosamente la atención. Según el portal de la Dirección General del Crédito Público, al 30 de noviembre del 2022, el saldo de la deuda externa e interna del sector público no financiero (SPNF) totalizó US$52,264.4 millones, lo que representa el 46.1% del Producto Interno Bruto (PIB), estimado. Y de ese monto, US$36,375.7 millones, era deuda externa y el resto, US$15,888.7 millones, deuda interna.

Ese nivel de deuda se ha convertido en piedra de escándalo para la oposición, que junto con la inflación y alto nivel de crédito en que el gobierno afirma su accionar, puede convertirse en una amenaza para la estabilidad macroeconómica. Precisamente, el gobierno se manejará este año con un presupuesto deficitario en más RD$184,951 millones.

Más allá de lo que pudieran ser estos factores económicos, el gobierno debería también considerar imponderables determinados por los efectos del cambio climático y el impacto de la temporada ciclónica. 

La carta de triunfo para el gobierno está claramente asociada al comportamiento de la economía, y ¡ojo!, al monstruo con el que no ha podido ningún gobierno en los últimos tiempos, la inseguridad a causa de la delincuencia.

También es válido para la oposición

Si todo lo señalado es válido para el gobierno, igual deberá repercutir en los linderos de la oposición, que no es ajena a su desempeño. El desencanto social viene de mano del impacto de la inflación, los altos precios, la escasez o falta de empleos.

Más allá del propósito de crecer, como es lógico, la oposición tendría que construir un discurso que propositivamente implique la generación de una expectativa que trascienda en el ideario colectivo, que sugiera algo más que el simple y obligado manejo de la crisis y que el crecimiento económico tenga un verdadero impacto en la calidad de vida del común.

Es decir, una política negadora del manejo de la crisis para la sobrevivencia, más allá de una estabilidad especialmente conveniente para los de arriba, pero que no llega a los de abajo.

Construir esa expectativa de superación es un reto para una oposición además dividida, que tendrá que superar una prueba adelantada, antes de la hora nona en el devenir político de 2024. Es decir, ahora, cuando se siembra la zapata en la lucha por la conquista del poder.

Osvaldo Santana
Osvaldo Santana
Osvaldo Santana es periodista.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img

Las más leídas

spot_img

Articulos relacionados