lunes, mayo 27, 2024

EE. UU. erró el tiro con sus críticas a RD sobre discriminación

En una ocasión estando presente en una audiencia de la Corte Interamericana de los Derechos Humanos, adscrita a la Organización de Estados Americanos (OEA), escuché un testimonio de un representante de las organizaciones de personas de ascendencia haitiana en nuestro país, que me dejaron boquiabierto.

Una delegación de República Dominicana, de la que yo formaba parte, había llegado hasta esa sala, acusada de violentar los derechos de personas por el color de su piel y más concretamente por su origen en el vecino país de Haití.

Denunciaba el querellante que la persecución era tan cruel contra las personas negras o vinculadas a su origen en Haití, que en las escuelas dominicanas obligaban a las niñas a alisarse el pelo para poder recibirlas en las aulas.

Todos los dominicanos en la audiencia casi morimos de espanto, menos quien hacía esta acusación inaudita.

Traigo este recuerdo a colación a propósito de la denuncia de la embajada de Estados Unidos en la que revela "trato desigual constante hacia sus ciudadanos debido al color de su piel por parte de autoridades de inmigración”, aquí en República Dominicana.

La legación norteamericana a través de su cuenta de Twitter, sigue diciendo, "Este mensaje es para informar a los ciudadanos estadounidenses que en los últimos meses los viajeros a la República Dominicana han reportado haber sido retrasados, detenidos o sujetos a un mayor interrogatorio en los puertos de entrada y en otros encuentros con funcionarios de inmigración basados en su color de piel".

Estas afirmaciones de Estados Unidos parecen increíbles. Y lo son.

Más bien creo que utilizaron esta denuncia para afirmar la intención de su protesta que está contenida en esta otra acusación: "En algunos casos, las autoridades no han respetado el estatus legal de estas personas en la República Dominicana o su nacionalidad, pues hay informes de que los detenidos (haitianos) se mantienen en centros de detención superpoblados, sin la capacidad de impugnar su detención y sin acceso a alimentos o baños, a veces durante días, antes de ser liberados o deportados a Haití”.

En realidad, uno puede entender estos extremismos, si surgieran de personas impactadas y que producto de las malas experiencias fabricaran estas argucias, pero que estas afirmaciones provengan de un gobierno como el de Estados Unidos, eso es pasarse de la raya.

Creo que las respuestas del Gobierno dominicano y de la inmensa mayoría de los actores políticos y sociales del país, criticando esta postura de Estados Unidos, han estado a la altura correspondiente, pues si bien esa nación, como todas las naciones del mundo, tiene derecho a abogar por el respeto a todos los humanos, no menos cierto es que siempre se debe actuar en base a la realidad, sin acudir a posiciones extremas, alejadas de la realidad.

Lito Santana
Lito Santana
Nació en Tamayo. Locutor y periodista. Ha trabajado en distintos medios de comunicación. Aboga por la participación de todos los sectores en la solución de las dificultades por la que atrevieza el País.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img

Las más leídas

spot_img

Articulos relacionados