lunes, abril 22, 2024

Del Bogotazo a las rebatiñas entre políticos dominicanos

Por Santo Salvador Cuevas

Se conoce como el Bogotazo en la historia contemporánea de América Latina, al desenfreno de disturbios, destrucciones y muertes masivas acaecidas en Bogotá, capital de Colombia, desde el 9 de abril de 1948, como consecuencias de las rivalidades políticas entre conservadores y liberales, lo que provocó la planificación, asechanza y muerte del líder liberal Jorge Eliecer Gaitán, quien fuera asesinado a quemarropa, pretendiendo con ello poner fin a un liderazgo sólido, chispeante, de arraigo popular y de evidente crecimiento en todo el país.

Quienes actuaron con todos los niveles de alevosía y la temeridad que les llevó a cometer el magnicidio contra aquel dirigente político sudamericano Jorge Eliécer Gaitán, no midieron las consecuencias de sus actos, pues desde un mismo instante Bogotá ardió y vio soltarse los demonios: edificios, vehículos y el tren en medio de la ciudad ardían devorados por el fuego. Bogotá parecía una hoguera, las masas armadas se tomaron las calles dando tiro y muerte a todo el que encontraban a su paso. La violencia se extendió a todo el país con el mismo impacto y carga de terror y muertos. Se calculan las víctimas fatales en más de 3 mil. El mismo señalado de cometer el magnicidio fue perseguido, apresado, muerto al instante y su cadáver arrastrado por toda la ciudad.

En esas manifestaciones por las calles de Bogotá se vio movilizarse fusil en mano a un joven Latinoamericano, quien más luego vino a ser un referente global de la lucha y la resistencia de los pueblos por su libertad. Se trataba del líder cubano Fidel Castro Ruz, quien participaba en Colombia en una Conferencia Continental de la juventud. Testigo de esos sucesos lo fue también un joven diplomático que en la ocasión representaba a Republica Dominicana como embajador en Colombia, el doctor Joaquín Balaguer.

En fin, los asesinos de Jorge Eliécer Gaitán no imaginaron que de sus impulsos y de sus actos asesinos nacería el Bogotazo. Ni pensaron que en Colombia con este asesinato jamás se detendría la violencia que aún se expande hasta nuestros días, pasando por las FARC, ELN, los paramilitares y demás componentes de violencia y conflictos.

Cito este hecho histórico a propósito de ciertas manifestaciones que se incuban en figuras políticas del patio en cada proceso electoral, tanto en el seno del PLD, PRM, PRD, etc.

La democracia y sus reglas

Si usted no es un demócrata pues no haga carrera política en el seno de una sociedad democrática. En toda competencia por posiciones internas o públicas teniendo como zapata las reglas que rigen y regulan las luchas por posiciones en el seno de los partidos, ha de haber siempre uno que pierde y el otro que gana.

Quien solo vaya a ganar, no debe participar, pues la regla de la democracia implica que quien no resulte favorecido, se sume y dé apoyo incondicional a los vencedores, lo que es igual a acatar la voluntad o mandato de las mayorías.

Hay que medir consecuencias

Si usted participó de un proceso político en el marco de unas reglas de juego que asumió como justas y legales, entonces, es un error no sumarse a los contenedores favorecidos con el voto de las mayorías, y peor si asume el camino de las amenazas, el de meter miedo y enviar mensajes con sicarios que intimidan, provocan y llevan señal de odio y muerte a los hogares.

Todo político debe ser responsable de sus actos

Las victorias y derrotas que se dan como fenómenos normales en toda competencia democrática, lo que se debe entender, siempre que los resultados responden a un contexto coyuntural. Un día usted pierde la partida y otro día carga con la victoria. Pero si en vez de entrar en razón y asumir con humildad los resultados del proceso, decide en cambio tomar la vía del odio y teñir con sangre desde la sombra el proceso, entonces le invito a indagar qué fue el Bogotazo, para que así se evite un gran problema en el que pueda envolver a sus familiares de generación en generación.

En política se pierde o se gana, hay que aprenden a asumir el camino que sea y hacerlo con humildad, con carácter recio y respetando los derechos que son inherentes a todos los ciudadanos.

Santo Salvador Cuevas
Santo Salvador Cuevas
Quien escribe es militante social de larga data, egresado con honores de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) licenciado en Filosofía y Letras, con residencia en el municipio de Tamayo, al Sur del país.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img

Las más leídas

spot_img

Articulos relacionados