Cuatro expresidentes mexicanos en la mira de la justicia

NUEVA YORK.- Se trata de los ex mandatarios Felipe Calderón,  Ernesto Zedillo, Vicente Fox y el controversial Enrique Peña Nieto. 

Muchas preguntas sobre esta investigación, bautizada con el nombre de "La ruta del dinero", de la que aún se sabe muy poco y con la que se pretende recuperar bienes del Estado distraídos por funcionarios públicos. Es una investigación que ya ha dado sus primeros pasos a partir de la Unidad de Inteligencia Financiera, una dependencia del Ministerio de Hacienda, por ende, quien la dirige es un funcionario designado por el Poder Ejecutivo, lo que hace pensar en el interés del Palacio Nacional Mejicano. 

Una de las primeras interrogantes es ¿por qué se centra esta investigación sobre delitos financieros, en los cuatro antecesores del actual presidente Andrés Manuel López Obrador?

¿Por qué?, aunque la Fiscalía Federal es independiente, no depende del Ejecutivo, y las denuncias de actos de corrupción han llovido tras cada cambio de mando, es ahora, por una investigación sobre unos 26 millones de dólares, que al parecer no cuadran en el patrimonio de Peña Nieto, cuando se decide apoderar al órgano persecutor de delitos, para que investigue a éste y otros tres exmandatarios.

La periodista Peniley Ramírez, editorialista del periódico Reforma, quien ha seguido paso a paso esta investigación, cree que es muy remoto pensar que algún expresidente mejicano pueda ir a prisión, así como pensar que Andrés Manuel López Obrador, no está detrás de todo.

La posición de López Obrador 

A pesar de los planteamientos del presidente de Méjico, Andrés Manuel López Obrador, de que él prefería mirar hacia adelante y someterse a juicio si llegaba a cometer algún acto de corrupción, para muchos él estaría detrás de toda esta investigación,  entre otras razones porque los cuatro investigados pertenecen a partidos opositores al oficialista MORENA, lo que dificultaría el ascenso al poder en 2024 de un candidato de un partido diferente al de AMLO.

Cuestionado sobre enjuiciar a sus predecesores y terminar con la impunidad de años, el presidente de Méjico expreso:

"Mi posición es la de mirar hacia adelante, y que en el caso de que nosotros cometiéramos actos de corrupción, que nos castigaran. Que el juicio a los expresidentes si hiciera, si el pueblo lo demandaba en una consulta".

Cuando se realizó esta consulta popular, la gente no la apoyó, es decir, no pidió el juicio para los exmandatarios, por lo que se cree que ahora se está buscando otra forma de lograr este objetivo.

Por lo que muchos dudan de que López Obrador no esté detrás de esta investigación, denominada "La ruta del dinero",  debido a que quien apodera a la Fiscalía Federal es un funcionario designado por el Poder Ejecutivo. 

Como funciona

Si la Unidad de Inteligencia Financiera, encuentra cualquier cosa que pueda parecer irregular o delictivo, lo denuncia ante la Fiscalía Federal y ésta inicia una investigación. Esta parte ya concluyó, según lo anunció el gobierno mexicano.

Por tratarse de un órgano autónomo, existe la esperanza de que la Fiscalía Federal actúe con justicia, sin apasionamiento y sobre todo, sin politizar la investigación. 

El caso Peña Nieto 

En la denuncia que llegó a la Fiscalía Federal se solicita investigar al entorno cercano del exmandatario, desde su madre, pasando por sus hermanos, su ex esposa la actriz de telenovelas, Angélica Rivera, hasta a su actual pareja Tania Ruiz, como una manera de establecer si estas personas le ayudaron a mover dinero o si tuvieron algún grado de participación en algún ilícito que comprometa la responsabilidad penal del ex presidente. 

Aunque la investigación estaría en la fase inicial, desde ya se ha advertido del hallazgo de irregularidades administrativas de la entonces primera dama, así como también du su actual novia. Del mismo modo, se le atribuyen propiedades de alto valor económico y lujo extremo, en España.

Zedillo, Calderón y Fox

Según lo publicado en el diario Reforma, bajo la firma de Pineley Ramírez, el 25 de marzo del presente año, el gobierno mejicano habría pedido información sobre unas 60 personas, asociaciones y empresas, entre las que figuraban el ex presidente Felipe Calderón,  su esposa, uno de sus más cercanos colaboradores. También más de 30 personas y asociaciones relacionadas con el expresidente Vicente Fox, el expresidente Ernesto Zedillo y alguno de sus familiares. Esta publicación reveló que unos meses antes, el gobierno habría solicitado información sobre el expresidente Carlos Salinas de Gortari.

Esta publicación deja en evidencia, que el gobierno de Méjico estaría investigando a los últimos cinco expresidentes.

Todo esto, según analistas políticos, parece conducir a ninguna parte, por la cantidad de nombres y documentos y porque en algunos casos, los delitos que puedan ser descubiertos ya habrían prescrito, según la normativa penal mejicana.

A esto debemos sumar el período de prescripción. El único caso reciente que podría recibir alguna especie de sanción es Enrique Peña Nieto, pero al final dejaría una sensación agridulce por la cantidad y gravedad de los actos de corrupción que se le han atribuido a él y a su entorno más íntimo,  para que al final solo deba responder por cerca de 26 millones de dólares que representarían "chilatas", una gotita de agua en un profundo océano de riquezas y poder que según sus críticos no resisten una auditoría. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.