Criar chivos y ovejos, un negocio de alta gama

Un padrote de buena genética puede costar hasta cinco mil dólares.

Hace unos días un amante de la crianza ovina, caprina, Francisco Cuevas, se propuso iniciar un proyecto pequeño de crianza de ovejos. Tenía en su mente aquellos tiempos de su infancia en los que iba a su pueblo natal y podía ver algunos rebaños, que en muchas ocasiones servían de sustento a sus propietarios.
¡Vaya sorpresa! Esa tradición sin duda va despareciendo con el paso del tiempo. Hoy criar ovejos o chivos en República Dominicana es un negocio de alta gama.
En su búsqueda para arrancar con el proyecto de sus sueños, fue visitando algunos lugares incluso en el internet, donde le referían a potenciales vendedores. No se imaginaba cómo estaban los precios de esas especies, que ya también se cotizan en dólares.
Tras identificar las razas más recomendadas, se enteró que debía procurar Dorper, Pelibuey o Katadyn, pues el mestizaje criollo, compuesto por ovejos y ovejas Barriga Negra, o cualquiera otro cruce lo colocaban en “un potencial criador de huesos”.
La primera información le impactó. Un criador de clase media le ofrecía pequeñas borregas a 700 dólares, unos cuarenta mil pesos dominicanos. Un padrote tamaño regular, pero de “media sangre”, llegaba a 800 dólares. Esos son animalitos de segunda categoría, pues un padrote calificado puede costar hasta 5 mil dólares.
Al tratar de regatear precio y más que regatear, ver cómo salía del apuro, el vendedor simplemente lo orientó que vaya al “Palán”, refiriéndose al tipo de negocio prácticamente rural, que todavía se da en los mercados de algunas regiones del país, especialmente en Las Matas de Farfán.
Características de estos lugares.
El Palán es la concentración de pequeños criadores de animales, que se convierte en lugar por excelencia, para que estos productores obtengan algún dinero de emergencia al vender sus chivos, ovejos, caballos y reses en sentido general. Son animales de genéticas muy inferiores que con el tiempo se siguen degradando por la falta de “padrotes de alta gama”, como los tienen los tutumpotes.
Pleitos entre grandes
Recientemente hubo un debate que podría ya estar en la justicia, generado por la Asociación de Productores Ovino-Caprinos que denunció que unos padrotes y madres potenciales traídos de Estados Unidos fueron sacrificados.
El 06 de abril de este año, el periódico Diario Libre reseñó que “la directiva de la Asociación Dominicana de Criadores de Ovinos y Caprinos (ASODOCRIO) depositó una denuncia formal ante la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca) en la que establece que en la Dirección General de Ganadería funciona una supuesta mafia que sacrifica animales importados para perjudicar empresarios importadores”.
Pero no estamos hablando de “chivitos jartos de jobo”, son cosas de otro mundo.
Dice Diario Libre que “los denunciantes aseguraron que hubo 14 ovejas importadas (12 adultas y 2 bebés) desde Miami, que estaban valorados en tres millones de pesos y que fueron sacrificados sin ninguna justificación. Supuestamente utilizaron como “excusa” como que algunos de los animales estaban enfermos.  
Esta cantidad desglosada, significa que cada animalito de estos podría costar más de 214 mil pesos.

Intervención oficial
Quizás atendiendo a esta situación es que el Fondo Especial para el Desarrollo Agropecuario (FEDA) aportó RD$5,000,000 a la Dirección General de Ganadería (DIGEGA) con el objetivo de fortalecer la genética en crianza ovino-caprina en la República Dominicana, Esta información fue recogida por los medios el 18 de mayo de este año.
De esos, RD$1,500,000 serán invertidos en la mejora de las instalaciones de los potreros de la finca en San Luis (distrito del municipio Santo Domingo Este) donde tenemos una producción ovino-caprina de buena genética y también tenemos núcleos genéticos de avejas”, expresó Geovanny A. Molina, director general de DIGEGA.
De acuerdo con el comunicado de la DIGEGA, la otra parte de los recursos serán destinados para desarrollar 10 proyectos modelos de la producción ovino-caprino en la zona fronteriza.
En tanto director del FEDA, Hecmilio Galván, dijo que el presidente de la República, Luís Abinader, tiene como objetivo relanzar y potenciar el sector ovino-caprino del país, por lo que desarrolla un Plan de Repoblación Ovino-caprino en las regiones Sur, Suroeste y Noroeste de la República Dominicana.
Participación del presidente Abinader
El pasado 9 de febrero, el mismo presidente de la República, Luis Abinader, el ministro de Agricultura, Limber Cruz, junto a autoridades gubernamentales y del sector agropecuario de la provincia de Azua, pusieron en marcha “el primer proyecto para la repoblación y desarrollo del sector ovino-caprino, el cual beneficiará a más de mil productores de la línea Suroeste y generará dos mil 500 empleos directos”.
Para el desarrollo del proyecto que tendrá una duración de dos años, el gobierno dispuso un monto de 350 millones de pesos y beneficiará a productores de Azua, San Juan, Bahoruco, Elías Piña, Independencia, Pedernales, Valverde, Santiago Rodríguez, Monte Cristi y Dajabón.
Además, busca movilizar unos 25,454 ejemplares (20 mil hembras y 5,454 padrotes), para garantizar 55 mil quintales de carne al mercado e incentivar la producción de leche y quesos de este tipo.
El destino del dinero
Pero ¿hacia dónde se dirigirán todos estos millones?
El mismo Francisco Cuevas de seguro pensará en la respuesta de esta pregunta, porque parece muy sencillo imaginar que no irá a su pequeño predio, donde piensa criar un par de ovejitos.
Es que la estructura diseñada por el Gobierno para que los pequeños productores accedan a esos fondos o proyectos está blindada para los de abajo no puedan calificar.
Ningún criador de campo puede llegar al FEDA, su mejor pretexto es que el aspirante a un padrote o borrega de esas debe estar asociado. Y después de asociado, estar incorporado al sistema del Estado, y después de estar incorporado tener su cuenta al día con Sistema de supervisión del crédito bancario privado. En fin, ladrar a la luna puede dar mejor resultado.
Siempre el pueblo ha dicho que “los cuartos van donde hay cuartos”. Por eso, el temor de que esos padrotes y borregas que vienen tarifados en dólares se queden en manos de los “jorocones”, que son quienes más aprovechan estas iniciativas del Gobierno.
¡CUIDADO!
Hay unos supuestos criadores certificados que venden ovinos pura sangre, pero en realidad son animales media sangre o tres cuarto a precios igualmente elevadísimos, con el agravante de que no hay ninguna garantía de que lo que se está pagando en precio esté asociado a la calidad genética del animal.

Lito Santana

Lito Santana

Nació en Tamayo. Locutor y periodista. Ha trabajado en distintos medios de comunicación. Aboga por la participación de todos los sectores en la solución de las dificultades por la que atrevieza el País.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.