Creciente preocupación por fallas en el transporte aéreo

Por Evelyn Irizari Santos

NUEVA YORK, Estados Unidos.- El transporte aéreo es calificado como el  más seguro del mundo, donde un accidente ocurre luego de que un piloto ha agotado unos 50 recursos disponibles para evitarlo.

Sin embargo, desde el inicio de este año, una serie de incidentes, algunos inexplicables, han disparado las alarmas y ha puesto a trabajar horas extras a la Administración Federal de Aviación Estadounidense, que se enfrenta a serios cuestionamientos por estos incidentes, para determinar qué está pasando y si se requiere una profunda revisión de las normas de seguridad para devolver la tranquilidad a los usuarios y personal de trabajo de las aerolíneas.

Incidentes 

En lo que va de año más de una decena de incidentes que involucran aeronaves en diferentes aeropuertos de los Estados Unidos han hecho que se cuestione la seguridad y funcionamiento de los aparatos, así como el adiestramiento del personal a bordo y en tierra.

Aviones a punto de chocar, una aeronave que roza el ala de otra, son reportes que se repiten, en tierra, mientras que en el aire, aves que impactan los motores de un avión y lo obligan a regresar de emergencia, una turbulencia inusual, que hace regresar a la posición anterior a un avión, son solo parte del panorama de la aviación en Estados Unidos en lo que va de año.

En tierra

El 15 de enero, el vuelo 1943 de Delta Airlines se preparaba para despegar del aeropuerto JFK de la ciudad de Nueva York, con destino al Aeropuerto Internacional de las Américas en Santo Domingo, cuando de repente comenzó a escuchar que los controladores aéreos, luego de haberle dado autorización para el despegue, le ordenaba cancelar la orden de autorización para despegar.

Y es que justo por delante de donde debía hacer su despegue, se aproximaba otra aeronave de American Airlines. El vuelo de Delta se detuvo a sólo 1000 pies de distancia del otro avión. Las imágenes se hicieron virales y los pasajeros a bordo de ambos aparatos se aterrorizaron ante el peligro en que se encontraban. 

Terror en el aire 

El hecho más reciente se registró este lunes a bordo de un vuelo de United Airlines, cuando uno de los pasajeros se levantó de su asiento y con una cuchara, que no se sabe de dónde salió,  ni cómo pudo llevarla consigo y burlar el riguroso chequeo antes de abordar,  trató en varias ocasiones de abrir la puerta de la aeronave, mientras aseguraba que la tripulación había cambiado la ruta de destino, y amenazaba con tomar el control del avión. La rabia se apoderó del hombre, quien, al no poder lograr su objetivo de abrir la puerta del avión en el aire, partió la cuchara y apuñaló a una sobrecargo por la espalda. Fue gracias a la intervención decidida de los pasajeros que pudieron detener al atacante, un hombre hispano de 33 años, que fue arrestado luego del aterrizaje. 

Tres días después 

No bien pasado el susto del incidente entre los aviones de Delta y American Airlines, solo tres días después, un avión de Jet Blue que partía del JFK hacia Puerto Rico, chocó con otro avión que se encontraba estacionado y desocupado en la pista.

El vocero de Jet Blue al referirse al incidente dijo: “La nave entró en contacto leve con un avión estacionado, desocupado, durante el retroceso”.

Las aves

Desde siempre, se han reportado incidentes entre aves y  aviones en pleno despegue o aterrizaje, pero pocos como el que aconteció en un vuelo que a principios de esta semana se dirigía de Cuba a Fort Lauderdale, al que el impacto de unas aves con uno de sus motores, sembró el terror entre pasajeros que vieron cómo la cabina se llenaba de humo, liberando las mascarillas de oxígeno y desatando el pánico. El avión debió regresar al punto de partida. 

Cumbre

La próxima semana la Admiración Federal de Aviación,  la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte, tienen pautada una cumbre para analizar esta serie de incidentes en tierra y sobre los hechos de violencia a bordo de las aeronaves.

Algunos especialistas entienden que deben buscarse las causas reales, al menos de aquellos casos en los que se advierte alguna falta de parte del personal que labora en tierra, principalmente en las torres de control.

Si bien muchos de estos problemas escapan de las manos, otros son inaceptables muestras de falta de control y negligencia. 

Evelyn Irrizari

Evelyn Irrizari

Evelyn Irizarri Santos es periodista, con experiencia en televisión, medios digitales y prensa. Es, además, abogada y educadora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *