sábado, marzo 2, 2024

Con renovado optimismo 

Por Alfonso Tejada

Costumbre es que al final de año y comienzo de otro hagamos evaluación del que termina y propósitos para el que inicia, disposición esta que es ponderable por lo que significa como enmienda, promesa, compromiso, participación y metas, más allá de que sean guías cotidianas del hacer particular o colectivo y de que se cumplan tal como fueron diseñadas: si al amparo de la efusividad o resultado de una responsabilidad.

En el recuento del año que termina, los periódicos y otros medios se encargan de recordar cuáles hechos merecieron más atención en su discurrir y las consecuencias que resultaron de los mismos -categorizándolos de acuerdo con los intereses que prohíjan-, en una práctica de evaluación, y también transmiten mensajes de buenos deseos para el nuevo año, que emiten instituciones y personalidades.

De esas evaluaciones, me llamaron la atención dos, una de El País, el periódico más importante en español, que, en la edición del pasado viernes, el periodista Kiko Llaneras recopiló 43 noticias que apuntan a que el 2024 puede ser un mejor año que el 2023: el título es una irreductible declaración apoyado en datos suficientes para sustentar esa apreciación: 

“El mundo no empeora, mejora: 43 buenas noticias para empezar 2024 con optimismo”.

Y para despejar dudas, asegura:

“Lo hago así para combatir una paradoja: la mayoría de la gente cree que el mundo retrocede, y que nos dirigimos al caos, aunque los datos dejan claro que esa percepción es falsa.”

La otra evaluación es de factura local, -y aunque proviene de “un modesto espacio” como ella llama a ese esfuerzo cotidiano-, en “Sin maquillaje” del mismo 29 de diciembre, en un recuento de las diez más importantes noticias, La Morena Salazar apunta dos de esos hechos como positivos: los diez millones de turistas llegados al país el recién finalizado año, y los triunfos deportivos de Las Reinas del Caribe y de Marileydi Paulino, una sensación en el atletismo mundial.

Este año que apenas “gatea” , tendrá sobre sus días, semanas y meses -particular los cinco meses primeros- una atención especial por ser el espacio en que se efectuarán la elecciones municipales (febrero), que muchos/as estiman marcarán las congresuales y presidenciales, que se realizarán tres meses después, y ambos procesos van a definir, en lo inmediato, una nueva conformación política, y a mediano plazo, posibles respuestas al desafío que tendrán las nuevas autoridades y las instituciones sociales, políticas y económicas del país.

Cierto es que hay mucho desasosiego en el ambiente y que los resultados electorales provocarán también muchos truños, pero la mayoría “apuesta” porque las “cosas marchen bien” y que en este 2024 en el país sucedan más cosas positivas, tal como parecen ser las perspectivas que de las evaluaciones surgen.

¡Que así sea!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img

Las más leídas

spot_img

Articulos relacionados