jueves, abril 25, 2024

¿Cómo impactarán las graves acusaciones contra Gonzalo, Donald y Peralta?

Por Osvaldo Santana

Son muchas las interrogantes que abre Calamar, ese paquete de incriminaciones contra figuras clave del pasado gobierno, una de ellas excandidato presidencial del Partido de la Liberación Dominicana (PLD). Es inevitable que todo ese caudal de cargos impacte de cualquier manera a los peledeístas, militantes y dirigentes, y a la sociedad en su conjunto, que atónica ve y escucha las enormidades de dinero que supuestamente manejaron para pretender mantenerse en el poder o para beneficiarse de manera personal.

El peledeísmo, ya bajo el estrés de casos de corrupción anteriores que involucran a parientes del primer nivel del expresidente de la República Danilo Medina, renuncias y recriminaciones internas, tendrá que atravesar ese calvario, que indefectiblemente tendrá indeterminados efectos.

Los más connotados, Gonzalo Castillo, José Ramón Peralta y Donald Guerrero, forman parte de la oleada llevada a la organización por el expresidente Medina. Gonzalo es el de más antigua militancia, pero igual no se le conoce como miembro de la vieja guardia, lo que en alguna medida podría atenuar los efectos internos, pero como quiera el caso golpea los fundamentos en que se afirman los morados.

Habría que ver si la acusación servirá para endurecer la fidelidad de la militancia, o por el contrario, profundizar procesos de reflexión ya en curso acerca de la permanencia en una agrupación cada vez más sometida al escarnio público. 

Desde la fractura de 2019, el PLD viene perdiendo adherentes, y cuando se presumía que después de la celebración del IX Congreso José Joaquín Bidó Medina, más la celebración de la consulta o primaria interna en octubre pasado, las heridas quedarían lavadas, se desataron de nuevo otras migraciones y desprendimientos que han llevado a nuevas formaciones políticas, como la del exsenador Julio César Valentín en noviembre pasado. Otros se han ido al oficialista Partido Revolucionario Moderno (PRM). Antes, miles migraron a la Fuerza del Pueblo (FP).

El PLD frente a la sociedad

Con todos estos cargos en contra de tan connotadas figuras, habría que pensar cómo la sociedad continuará mirando al PLD, ya estremecida por los famosos casos anti Pulpo, que implicó el sometimiento a la justicia de Alexis Medina y otros familiares del ex presidente; Medusa, que mantiene bajo medidas de coerción al exprocurador general de la República Jean Alain Rodríguez; Coral y Coral 5G, que envuelve a militares al servicio del expresidente, encabezados por el mayor general Adán Cáceres Silvestre, exdirector del Cuerpo de Seguridad Presidencial (Cusep). 

Es una cuestión que deberán desentrañar los estudiosos del comportamiento social. Sin embargo, otra forma de verificarlo viene dada por la cotidianidad, o durante los procesos de validación de la ciudadanía de las apuestas en las consultas electorales.

El PLD frente al gobierno

En lo inmediato, es más que obvio que las relaciones con el poder o el partido que lo sustenta, el PRM, deben irse totalmente a pique. Al menos, quedarán en el pasado lejano las manifiestas expresiones del expresidente Hipólito Mejía que ha abogado por un pacto electoral entre sus huestes y los morados.

En estos momentos, sus relaciones con sus amigos morados deben encontrarse en el más potente congelador, al margen de que, a propósito de las capturas de Calamar, el expresidente advirtió que se oponía a las “retaliaciones”, una suerte de sugerencia de que la detención de los ex ministros del gobierno pasado podrían ser víctimas de una acción de esa naturaleza.

Línea de fuego

La dirección del PLD ha reaccionado con una línea de fuego de alto calibre. Incluso, su responsable de asuntos jurídicos José Dantés Díaz, declaró el martes 21 de marzo que el presidente de la República Luis Abinader “debe estar preso” en el Palacio de Justicia de Ciudad Nueva, luego de que el implicado en el caso Calamar, Ángel Lockward, dijera que le había entregado 400 millones de pesos para su campaña.

“El actual presidente debe estar aquí preso, porque, según Lockward, le entregó 400 millones de pesos. Entonces, si Lockward está preso aquí porque sus fondos no son lícitos, el presidente de la República debe estar aquí también”.

En el comunicado del comité político del lunes 20 de marzo, el PLD solicitó al Ministerio Público que investigue a Luis Abinader, “ya que el ciudadano Ángel Lockward, hoy apresado, ha declarado en más de una ocasión que le entregó 400 millones de pesos al hoy presidente de la República para su campaña. ¿Si el Ministerio Público objetivo e independiente ha dicho que ese dinero de Lockward es ilícito, por qué entonces no ha investigado al presidente de la República?”

Asimismo, en su respuesta de línea dura, el PLD anunció que “las calles de República Dominicana serán testigos de las luchas que libraremos en defensa de la democracia, de los intereses del pueblo dominicano y el respeto de la dignidad de las personas”. 

Ese mismo día peledeístas escenificaron una protesta frente al Palacio de Justicia de Ciudad Nueva que terminó con heridos y la puerta frontal de la edificación parcialmente destruida. Ese mismo día, el PLD llamó a una jornada nacional de movilización.

La FP se muestra cautelosa

La Fuerza del Pueblo, que viene de las entrañas del PLD, y que ha estado recibiendo muchos de sus militantes, reaccionó con cautela ante el apresamiento de los 20 servidores del gobierno pasado. Después de una reunión encabezada por Leonel Fernández, el vicepresidente de esa entidad, Radhamés Jiménez, defendió el apego al debido proceso, sea para la operación Calamar o cualquier caso que se ventile en la justicia. “La Fuerza del Pueblo se fundamenta en los principios constitucionales que sustentan el estado social y democrático de derecho de la República Dominicana”, dijo al finalizar la reunión ordinaria.

Pero más allá de ese plano signado por la pura formalidad, habría que pensar hasta dónde estos casos pueden convertirse en una oportunidad de una organización que tiene parte de sus raíces en el PLD, y cuyos dirigentes igual mantienen vínculos con sus miembros. No se debe olvidar que los tres principales encartados jugaron un papel estelar en las primarias del PLD del 2019, en las cuales Fernández fue derrotado por Gonzalo Castillo.

La bandera de la corrupción

La operación Calamar probablemente hará que de nuevo la lucha contra la corrupción entre en la campaña electoral de 2024. Lo que se veía con la tendencia última que han seguido los casos Anti Pulpo y Medusa, era la amenaza de la disolución, pero ahora, el tema cobra ímpetu, y partes interesadas lo arrastrarían a ese escenario. Ya la detención de los implicados en Calamar ha ganado aplausos y apenas está en sus prolegómenos. 

Los detenidos y el PLD

En el pasado, la agrupación mantuvo una distancia calculada de los casos de corrupción que envolvieron a familiares de Medina, al exprocurador Rodríguez y a los militares encabezados por Cáceres. Ahora, es evidente la diferencia. 

El comité político, en término estrictamente relacionado a la detención de sus dirigentes, dijo: “Nuestra única posición es y siempre ha sido el cumplimiento de lo dispuesto en la legislación dominicana, en fondo y en forma, siempre respetando la dignidad de los investigados y la presunción de inocencia. Más no podemos dejar de expresar nuestra profunda indignación por la manera oportunista y atropellante en que fueron detenidos nuestros compañeros por parte de un Ministerio Público que está actuando como un instrumento de la reelección de Luis Abinader”.

Asimismo, en el plano político defensivo, recurrió a las movilizaciones, pero habría que ver qué tan consistentes podrían ser en un caso que envuelve cargos tan pesados como estafas contra el Estado por más de RD$19,000 millones de pesos.

Al margen de la calidad o veracidad de la acusación, compete a los señalados defender su honra, recurrir a los medios que prevé la justicia y mostrar su inocencia. Ya Gonzalo Castillo se expresó confiado en la justicia y llamó a sus parciales a la moderación.

En lo que tiene que ver con el PLD, la cuestión no estriba tanto en si se persigue o no a sus dirigentes por motivos políticos. Los cargos de corrupción que les atribuye el Ministerio Público son muy específicos. Lo que tiene valor y trascendencia es si los cargos tienen fundamentos. Si se trata de infamias o realidades, y es en los tribunales donde deben ser ventilados.

Las movilizaciones y discursos del PLD caerían desde esa perspectiva en puros movimientos ante un duro golpe contra hombres clave del gobierno pasado y de su cúpula dirigencial. 

Deberían preguntarse cómo impactará este drama en sus filas, a militantes y dirigentes que ingresaron al PLD bajo el predicamento de la ética boschista, a los seres humanos que se sacrificaron para construir un partido de liberación nacional.

Y fundamentalmente, mirar el país, pensar, imaginar cómo la Nación observa a una agrupación que desde 2019 pierde militancia y dirigencia, con el sambenito de la corrupción cada vez sobre el cuello.

Por cierto, su presidente Danilo Medina también es mencionado en la acusación:

En el año 2019, antes de las elecciones Primarias del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), el entonces presidente Constitucional de la República Dominicana, Danilo Medina Sánchez, convocó a una reunión en su despacho del Palacio Nacional, en las que había varios miembros de alto nivel de su equipo, entre ellos los investigados Donald Guerrero, José Ramón Peralta, Simón Lizardo, Francisco Pagán, entre otros altos funcionarios; ahí Medina Sánchez instruyó a sus funcionarios más cercanos a buscar dinero para las campañas políticas del 2019, (internas del PLD) y la del 2020, a sabiendas de que esa búsqueda era ilícita”.

LAS ACUSACIONES DEL MINISTERIO PÚBLICO

A Castillo, Guerrero, Peralta y demás implicados el Ministerio Público los acusa de asociación de malhechores, desfalco, coalición de funcionarios, falsificación de documentos públicos y privados, soborno y financiamiento ilícito de campaña a una escala sin precedente, lavado de activos, entre otros. El expediente consta de más de 3,000 páginas, con más de 1,200 pruebas documentales. Se les acusa concretamente de apropiarse de más de RD$19 mil millones.

Según el informe preliminar del Ministerio Público sobre las acciones atribuidas a la red descubierta por la   Operación Calamar, el grupo operaba “bajo las instrucciones y acciones precisas y directas del ministro de Hacienda (Donald Guerrero)”. El grupo proyectaba pagos bajo el concepto de Pago de deuda administrativa por concepto de acuerdos transaccionales de los que se distrajeron RD$12,000,000,000.00 por operaciones relacionadas a expropiaciones de terrenos en áreas protegidas y la simulación de compra y venta de terrenos bajo la modalidad de deuda administrativa. 

Además, según el Ministerio Público, el grupo utilizaba otros medios ilícitos como los contratos de cesiones de crédito por más de RD$10,500,000.00 facilitados a personas de “entera confianza de la estructura” sin que se pueda justificar en qué se fundamentan esas cesiones de crédito. “Ya que las personas físicas o morales que son beneficiarias de las mismas no realizaban pagos ni acciones que justifiquen ni una parte ínfima de los montos cedidos; en ocasiones, las empresas utilizadas eran sociedades comerciales de carpeta, que fueron disueltas luego de cumplir con su objetivo de ser los vehículos societarios utilizados para distraer sumas millonarias del patrimonio público», indica el expediente.

El Ministerio Público revela que evitó la distración de RD$13,431,238,340.46 de los fondos públicos que quedaron pendientes de pagos, equivalente al 20% de las sumas que fueron distraídas y otros procesos de pagos que están bajo investigación 

Los acusados: 

Exministro de Hacienda, Donald Guerrero; Exministro administrativo de la presidencia, José Ramón Peralta; Exministro de Obras Públicas, Gonzalo Castillo; Ex contralor general de la República, Daniel Omar Caamaño; Exdirector del Consejo Estatal del Azúcar (CEA), Luis Miguel Piccirilo; Exdirector de Catastro Nacional, Claudio Silver Peña; Exdirector de Casinos y Juego de Azar, Oscar Chalas Guerrero; Exdirector Juegos de Azar, Julián Omar Fernández; Roberto Santiago Moquete; Agustín Mejía Ávila; Emir José Fernández; Paola Marcial Reyes; Alejandro Constanzo; Yahaira Brito Encarnación; Ana Linda Fernández; Ángel Lockward; Aldo Antonio Gerbasi; Ramón David Hernández: Víctor Matías Encarnación y Rafael Parmenio Rodríguez Encarnación.

Osvaldo Santana
Osvaldo Santana
Osvaldo Santana es periodista.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img

Las más leídas

spot_img

Articulos relacionados