Boquiabierto

Lo sentí en lo más profundo, el impacto de esa noticia que dió cuenta del fallecimiento trágico del señor Orlando Jorge Mera, me dejó con la boca abierta, sin poder aceptar la realidad cruda y triste que impacto sobre toda la Nación.

El hombre jóven, de vida pública, hijo de un ex presidente de la República y, por demás, ministro de Medio Ambiente.

Que diablo está pasando en este país, dónde falleció también la tolerancia y respeto por la vida. Cómo es posible que las diferencias o a las pretensiones individuales solo se encuentre como salida la violencia y el crimen.

No hay respeto por la vida ni por la autoridad, sin medir alcance ni consecuencias cualquier pendejo desenfunda y te arrebata la vida.

Se impone el retorno a la educación familiar y cívica, hay que educar sobre los valores del respeto, la paz y el amor.

Tanta intransigencia debe ser rechazada desde el hogar y la escuela, la sociedad plena debe condenar el a los gatillos alegras que, ni aman ni respetan la vida.

Nos unimos al dolor de la familia de Orlando Jorge Mera, de su hermana Leticia, de su esposa y de sus hijos que ahora quedan huérfanos.

Condenamos esta espiral de violencia y clamamos por un país en paz y de hermanos.

Santo Salvador Cuevas

Santo Salvador Cuevas

Quien escribe es militante social de larga data, egresado con honores de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) licenciado en Filosofía y Letras, con residencia en el municipio de Tamayo, al Sur del país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.