Azúcar con sabor a sudor y sangre

Por Santos Salvador Cuevas

El 'azúcar prieta" que, desde inicio del siglo 20, se produce en los campos azucareros de República Dominicana, de la que se abastece la 2/3 parte del mercado de los Estados Unidos de América, es una azúcar con sabor al sudor de millares de trabajadores y a la sangre derramada por los obreros de la resistencia contra las violaciones y los abusos en los cañaverales por los patronos, de la que no es única la práctica explotadora y sistemática del Central Romana Corporation,  sino también es típica en el Consejo Estatal del Azúcar (CEA), los Vicini, el Azucarero Central, Colón, en San Pedro de Macorís, etcétera.

La crueldad y explotación en los centrales del Este motivó el desarrollo de la huelga obrera más contundente de los cañeros en plena era de Trujillo, en 1946, lo que obligó a exiliarse al dirigente obrero Mauricio Báez, quien, perseguido en el exilio por la CIA y los servicios secretos de la dictadura, dio al trasté finalmente con el secuestro y desaparición de ese titán, en 1950 en La Habana, Cuba.

Nací y crecí en un batey, de donde fui testigo de la crueldad, el hacinamiento, la insalubridad, el trato semi esclavista y la ausencia de derechos elementales para cualquier ser humano,

La mayor crueldad en el Este

En los campos azucareros del Este, sobre todo en los ingenios Colón, de San Pedro de Macorís; y el Central Romana, arrastran consigo un historial represivo y criminal del que estuvo al tanto siempre el gobierno de los Estados Unidos de América. Como consecuencia de la explotación obrera y el golpe de Estado al gobierno de Juan Bosch en 1963. La producción azucarera en el Este del país fue estremecida por una huelga general en 1964, que fue apagada a macanazos, cárcel y muerte.

El doctor Guido Gil Díaz, hizo suya la lucha contra la explotación en los campos azucareros del Este, siendo su asesor legal y su principal voz de denuncia como periodista y abogado al servicio de los obreros. Demasiado atrevimiento el de Guido Gil en un régimen intolerante al servicio de patronos intransigentes, con todo un historial de explotación, persecución y muertes, pues, como a Mauricio Báez en 1950, al atravesar el río Higüamo, en San Pedro de Macorís, a plena luz del día, el doctor Guido Gil Díaz fue secuestrado y desaparecido para siempre por las mismas manos asesinas que cegaron la vida al líder obrero Mauricio Báez. Guido fue secuestrado en 1967.

La doble moral de Estados Unidos

El proceder de la administración de Aduanas de EE,UU, al impedir la entrada de la azúcar refinada del Central Romana, no deja de tener razones de más, pues las injusticias y la explotación en los ingenios tiene rango histórico, pero no nos llamemos a engaños, pues no se trata de una postura clasista en favor de los trabajadores cañeros, son solo poses, política de doble moral que aprovecha la coyuntura que se da en las relaciones dominico-haitianas, en un acto de EE.UU de violación al derecho internacional y desconocer la soberanía del pueblo dominicano.

Un gobierno dócil 

No compartimos las deportaciones masivas y selectivas del gobierno dominicano contra los inmigrantes haitianos. Creo que el presente gobierno está politizando el caso y solo busca evitar que otro candidato le robe la partida política emanada de un supuesto nacionalismo en boga con más hincapié en los últimos años. Lo que no aceptamos es que se pretenda trazar pautas y desconocer el derecho soberano que compete al gobierno dominicano frente a cualquier inmigrante que penetre el territorio nacional. Somos un país soberano y los gringos no terminan de entenderlo, mucho más en ausencia de gobiernos patriotas.

Por tanto, esas medidas del gobierno de Luis Abinader son limitativas y no van a desembocar en una confrontación política frente al gobierno de los Estados Unidos de América. Observen las últimas declaraciones del gobierno y sus voceros. Todo indica que este gobierno va a postrarse ante la orden trazada por la Casa Blanca, de lo que se desprende que estamos ante un gobierno que no actúa en base al derecho internacional, ni a principios democráticos, ni de soberanía nacional, pues ante la primera embestida desde las aduanas gringas ya claudicó.

Desde luego, logrado su objetivo, el gobierno de Joe Biden también se olvidará de la situación inhumana que impera en los campos azucareros del Central Romana, pues la posición de los Estados Unidos no era en defensa de los trabajadores cañeros, sino que fue solo pose politiquera y de doble moral del gobierno de los Estados Unidos de América.

Santo Salvador Cuevas

Santo Salvador Cuevas

Quien escribe es militante social de larga data, egresado con honores de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) licenciado en Filosofía y Letras, con residencia en el municipio de Tamayo, al Sur del país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *