Avancemos hacia un gran auge de la lucha popular

Desde el Cibao, San Francisco de Macorís anuncia una huelga general para el próximo día 8 del presente mes, en demanda de que el gobierno cumpla una serie de promesas que de manera irresponsable las ha tirado al zafacón.

El pasado día 3 de agosto se realizó un exitoso Encuentro Nacional Ambiental en el que se denunció los graves problemas que existen en todas las regiones del país en este vital sector para el desarrollo de la nación, ante la mirada cómplice y la confabulación del Estado. En este evento fueron definidas importantes acciones de lucha.  

El movimiento ambiental de Bonao está  convocando a marchar este sábado 7 de agosto en defensa de los recursos naturales de la provincia, históricamente saqueados y depredados por la mega minería y los granceros inescrupulosos en contubernio con todos los gobiernos.

El pasado día 17 de julio se hizo una marcha en Santiago Rodríguez denunciando las pretensiones del gobierno de construir una presa en un lugar que afectaría gravemente a los agricultores y moradores de esa zona y que no resolvería el problema de la falta de agua potable que tiene esa provincia.

El lunes recién pasado el Colegio Médico Dominicano (CMD) efectuó una marcha hacia el Palacio Nacional levantando justas y viejas reivindicaciones a favor de la salud del pueblo y contra la privatización de determinados hospitales. Esta acción fue brutalmente reprimida por el gobierno del PRM.

Se reactiva el movimiento por las Tres Causales en defensa de los derechos de la mujer y que muy pronto lo tendremos nuevamente en las calles con sus acciones multitudinarias.

Para este fin de semana se anuncia un paro general en las comunidades aledañas al proyecto Presa de Monte Grande.

En San José de Ocoa, la Coordinadora de Lucha Provincial está convocando una gran marcha-caravana para el domingo 14 de agosto en demanda de que las autoridades cumplan sus promesas con estas comunidades que han sido reiteradamente engañadas hasta por el propio presidente de la República, Luis Abinader. 

Pero estas acciones de protestas están precedidas de las grandes jornadas que fueron libradas por la gente de Cuance, Yamasa, que derrotaron los planes de la Barrick Gold de construir una presa de cola en esa zona.

 Y en todo el país el pasado mes de abril hubo luchas populares en grande, entre las que se destacan la huelga de las 14 provincias del Cibao el pasado 25 de abril, la marcha regional en Barahona el día 24 de ese mismo mes y la grandiosa caravana de los productores agrícolas de la Parte Alta del municipio de El Pinar de San José de Ocoa, las luchas contra el robo de las ARS y las AFP y la heroica lucha de los obreros cañeros.

Tenemos por delante la responsabilidad de conducir todo este movimiento hacia un gran auge de la lucha de masas, que pueda cambiar la actual correlación de fuerzas y nos sitúe en condiciones de arrancarle importantes reivindicaciones al poder oligárquico y ponernos para avanzar sólida e indeteniblemente hacia el poder del pueblo. 

Está muy claro que todas esas manifestaciones de indignación y de  protestas en el país, son expresiones de que la clase obrera, campesinos y la clase media, están viviendo en medio de un estado de precariedades extremas con todos los precios inalcanzables, y de una insatisfacción creciente frente a un gobierno que no cumple con sus promesas, que no atiende los reclamos del pueblo y que compromete cada día más el futuro de la nación dominicana con un endeudamiento y entreguismo sin límites.

 Y mientras vive contemporizando y pasándole paños tibios a los grandes corruptos y arrodillado a las poderosas empresas locales y extranjeras; para la gente de a pie y para los de abajo de este país, este gobierno ni lava ni presta la batea.

Ante esa realidad solo nos queda como pueblo y como fuerzas democráticas y revolucionarias, unirnos, coordinarnos en cada sector, en cada territorio y a nivel de toda la nación y en la diáspora, para continuar desencadenando un poderoso movimiento de lucha popular con real vocación de poder y que sea capaz al mismo tiempo, no solo de lograr algunas reivindicaciones económicas y  sociales, sino también que estas luchas nos sirvan y estén orientadas a sacar del poder, a través de un poderoso Frente Político Social, mediante el empleo de todos los métodos y formas de lucha, a la oligarquía y a las fuerzas extranjeras que lo detentan.

Es decir, que las luchas reivindicativas de las masas tenemos que asumirlas simultáneamente con la lucha por el poder político de las mayorías; de no actuar así, nos mantendría como eternos luchadores por migajas y reformas, sin capacidad de atrevernos a desafiar y a echar abajo el orden de explotación y opresión de las clases dominantes. 

Eso es posible, enteramente posible; pero para ello requerimos dejar de vueltas en el pantano del sectarismo, de las competencias estériles entre nuestras organizaciones, y atrevernos a superar el confort en que vivimos una parte considerable de los que decimos ser revolucionarios de izquierda, muy al margen de un trabajo duro, de la vida sencilla, de una verdadera entrega a la causa revolucionaria.

Avancemos hacia un gran auge de la lucha popular. 

Avancemos hacia el poder.     

Francis Santana

Francis Santana

Amauris Santana es un comunicador social con vínculos en el movimiento popular en busca de un mejor País.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.