jueves, abril 25, 2024

Aguas desperdiciadas y el canto del cuervo o cao

Lito Santana

Hace unos días, y sentado frente a varias cámaras de televisión, el ministro de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Miguel Ceara Hatton, explicaba de manera muy eficaz, por qué nuestro país atravesaba por la enorme sequía de comienzo de año.

Su diálogo se basó en la incapacidad del país para almacenar agua, que se pierde en tiempo de abundancia. 

Afirmó que República Dominicana apenas aprovecha el 7% de las aguas que aportan las lluvias, cuando debíamos aprovechar el 30 por ciento, pues el resto desaparece con el ciclo normal de la naturaleza.

“La solución definitiva al problema de la escasez es llenar el territorio nacional de reservorios de agua y de embalses o presas, a los fines de tratar de almacenar el 30% de las aguas que caen del cielo”, explicaba el funcionario.

Naturalmente, su discurso vehemente ocurría bajo el influjo de una de las mayores sequías registradas en el territorio nacional. 

Era una explicación propia de la ocasión. 

Llegaron las aguas de mayo y a lo mejor ya nadie recuerdará lo vivido. 

Como el viejo dicho en nuestros campos, que el cuervo o cao, cuando están cayendo aguaceros torrenciales, empapado de agua, sale cantando “vuá hacé mí casa, vua hacé mí casa”. Pero cuando cesan las lluvias, sale a cantando: “no vuá hacé na’, no vuá hacé na’”.

Fue en medio de esta sequía, concretamente el 12 de abril de este año, que el ministro de Economía, Planificación y Desarrollo, Pável Isa Contreras, recordó que el país necesita con urgencia la aprobación de la ley de aguas.

Decía él que la ley de aguas contribuirá a garantizar su disponibilidad para consumo humano, a proteger los caudales ecológicos y a regular su uso económico, poniendo reglas claras, que no existe en este momento.

“El objetivo de la ley de aguas es darle la fuerza y las herramientas al Estado para preservar el recurso como uno de dominio público. Su objetivo es ordenar su uso, regularlo, aprovecharlo, protegerlo y valorizarlo”, afirmaba Isa Contreras.

El 14 de junio de 2021, el presidente Luis Abinader presentó en el Palacio Nacional el Compromiso Nacional por el Agua, cuyo objetivo será la creación del Pacto Nacional por el Agua 2021-2036.

Ese pacto logró involucrar y articular un diálogo con los actores de la sociedad: partidos políticos, medios de comunicación, academias, instituciones gubernamentales, sector privado, y representantes de las 32 provincias de las seis regiones hidrográficas del territorio nacional (Yaque del Norte, Atlántica, Yuna – Camú, Yaque del Sur, Ozama – Nizao y Región Este).

Sin embargo, aunque se tienen todas las teorías, se consensuan todas las soluciones, sólo cuando llega la sequía es que se calientan los motores. 

Es obvio que cuando vienen las lluvias, esas maquinarias se enfrían.

Tal y como canta el cuervo o cao, cuando vienen los aguaceros.

Lito Santana
Lito Santana
Nació en Tamayo. Locutor y periodista. Ha trabajado en distintos medios de comunicación. Aboga por la participación de todos los sectores en la solución de las dificultades por la que atrevieza el País.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img

Las más leídas

spot_img

Articulos relacionados